¿Y si en lugar de tanto plan PIVE, ayudáramos al sector de la dependencia?

Son muchos expertos los que se hacen esta misma pregunta, ¿Porque destinar tanto dinero al estímulo de un sector ultrapoderoso como el automovilístico y no apoyar al sector de la dependencia?.

España es un país envejecido y con vistas de que cada vez vaya a más, además muchas las personas que por diferentes dependenciamotivos necesitan ayuda para poder realizar las tareas más básicas de la vida diaria. Puede que cuando se ideó la Ley de la Dependencia la situación económica era otra y posiblemente necesitaba algunas matizaciones, pero estamos hablando de un sector que en los últimos años ha dado trabajo a 200.000 personas, puestos de trabajo enfocados en conseguir que muchas personas puedan seguir teniendo una vida digna.

Al suprimir las ayudas en este sector, no sólo se están perdiendo puestos de trabajo y llevándose a cabo reducciones salariales, se está atacando a las personas más desfavorecidas que ahora no tienen capacidad para contratar ayudas domiciliarias o concertar plazas residenciales.

 

Si observamos las cifras por ejemplo del famoso Plan PIVE (Plan de Incentivo de Vehículos Eficientes), descubrismo que desde el primer plan, hasta el 5º que es por el que vamos, se han destinado ya 578 millones de euros para facilitar la compra de vehículos, lo que según el gobierno se convertirá en la creación de unos 15.000 puestos de trabajo sumando los 5 planes ya desarrollados. La realidad es algo diferente, porque aunque es cierto que algunas plantas de producción asentadas en España, buscan aumentar sus plantillas para hacer frente a una posible creciente demanda, la nueva Ley Laboral, les ha permitido reducir salarios y ajustar plantillas estos años atrás, con lo que por mucho que ahora generen puestos, probablemente no constituyan ni la mitad de los nuevos puestos a generar y seguro que las condiciones de dichos puestos no serán iguales.

Por tanto, estamos ante un posible aumento de las ventas, propiciado por las ayudas (posiblemente), pero sobre todo fundamentando en las condiciones ventajosas que la nueva ley les ofrece a estas inmensas empresas que constantemente amenazan con trasladar su producción a otros países con leyes más favorables a sus intereses.

Sea como fuere, al final de todo, son multinacionales extranjeras que asientan su producción en aquellos lugares donde más PIVErentabilidad van a extraer y sus inmensos beneficios, en el mejor de los casos, beneficia a sus empresa madre ancladas en EEUU, Francia, Alemania, Corea, Japón…

 

Atendiendo a los motivos alegados por el gobierno para potenciar este sector, la posible creación de puestos de trabajo directos e indirectos por un aumento de la demanda, podríamos desgranar las necesidades del sector de la dependencia.

Según los estudios demográficos, en 2050 España se enfrentará a una situación en la cual habrán casi 17 millones de personas mayores de 65 años lo que supondrá el 30,8 % de la población total. De ellos todos no serán dependientes lógicamente, pero si un porcentaje importante, a los que además habrá que sumar a personas dependientes no mayores de 65 años.

Por todo ello, tenemos en nuestras manos un sector con una demanda mucho más elevada que la del sector automovilístico, que cubre una necesidad de nuestra sociedad básica, que puede generar muchos más puestos de trabajo y que puede evitar que muchas personas caigan en situaciones de exclusión.

Hablamos de invertir en políticas sociales, algo que parece importar poco en estos momentos. Parece mucho más interesante seguir dando millones a los que ya lo tienen y abandonar a su suerte a pequeñas empresas, a muchos trabajadores y a muchas personas enfermas. Pareciera que se quiere mirar hacia otro lado y no ver las posibilidades de este país, que sigue ciego y jugándosela a una carta con el turismo y no atiende a un sector que además de blindar las necesidades básicas de las personas, puede dar muchos puestos de trabajo.

Olvidamos por completo la realidad de pequeños municipios casi sin opciones laborales, donde habitan muchas personas mayores, cuyos familiares cercanos han tenido que marcharse a buscar trabajo fuera, quedando auténticas poblaciones dedepend ancianos que sino ya, en pocos años van a demandar de gente que los cuide. Ayudas a este sector, supone asegurar calidad de vida para ellos y puestos de trabajo en esos lugares donde no hay otra forma posible de ocupar a sus habitantes.

Desde nuestra humilde opinión, el resurgir de la economía no depende sólo de dotar millones a empresas que emplean a miles de personas (aunque sea en condiciones ridículas), sino potenciando las pequeñas economías domésticas, de todos y cada uno de los hogares, donde no se puede gastar más de lo necesario, ahogando así a los pequeños negocios circundantes.

En serio, ¿todos tenéis tan claro que el sector del automóvil va a sacar a España de esta situación? O pasará como en muchos otros países, una pequeña élite aglutina la riqueza y los pobres, cada vez más pobres, organizando revueltas para tratar de respirar un poco. Entonces ¿Porque todas las políticas tienen que favorecer a los poderosos?, hace falta un cambio profundo de mentalidad, que debe empezar en cada uno de nosotros. No se engañen, si a FORD, NISSAN, PEUGEOT… se le dan las cosas torcidas, harán las maletas y se irán y si con ello caen 1000 puestos de trabajo, les dará igual 20 plan PIVEs, se llevan sus fábricas a Marruecos o donde les cueste 4 chavos contratar y echar.

La gente mayor y la gente dependiente, no huye, está en sus casas, en sus pueblos, en sus ciudades, en todas partes y en aumento y no buscarán una vía de salida a sus problemas en otros países, básicamente porque no pueden.

Anuncios

Los fisioterapeutas recomiendan fomentar el envejecimiento activo a cualquier edad.

El Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE), con motivo de la celebración del Día Mundial de la Fisioterapia que se celebra el 8 de septiembre, apuesta por fomentar el envejecimiento activo en todas las etapas de la vida. El lema escogido este año por la Confederación Mundial de Fisioterapeutas (World Confederation for Physical Therapy, WCPT) ha sido ‘Movimiento para la salud’. En este sentido, el CGCFE ha elaborado una lista de recomendaciones para prevenir los efectos del envejecimiento biológico: realizar un mínimo de 30 minutos diarios de actividad física, evitar realizar grandes esfuerzos para no agotarse o no llevar a cabo ninguna actividad física en horas de más calor en verano ni de noche en invierno.

Además, el CGCFE aconseja caminar habitualmente (como la mejor actividad física), así como realizar actividades y aficiones físicas como, por ejemplo bailar, ejerciciofjugar a la petanca o la marcha nórdica. En el caso de la natación, el máximo órgano de los fisioterapeutas españoles ha indicado que debe combinarse con actividad física en tierra con el fin de fortalecer los huesos.

Las personas mayores con dolor crónico, según el CGCFE, no deben dejar de moverse sin forzar, pero si aparece dolor agudo, tienen que abandonar la actividad y descansar.

Asimismo, es importante en caso de duda consultar al fisioterapeuta para que nos ayude a determinar cuál es la mejor actividad para mantener y mejorar nuestro estado de salud.

Según el responsable de Comunicación del CGCFE, Manel Domingo, “el movimiento es vida” porque “ayuda a mantener el máximo tiempo posible nuestras articulaciones en buen estado, a la vez que los músculos continúan activos y con la elasticidad suficiente para moverse con seguridad y confort y, con ello, se favorece que los huesos se mantengan fuertes”.

Domingo también ha advertido que “aunque la persona sufra una enfermedad de tipo crónico como la diabetes, osteoporosis o hipertensión, la actividad física ayuda a controlar sus efectos: mejora el nivel de azúcar, mantiene la presión arterial más compensada y regular y evita que el desgaste de nuestros huesos siga aumentando”.

Nos encontramos ante un momento ideal, puesto que existe un auténtico boom con la realización de deporte, para llevar a cabo un cambio de mentalidad hacia la importancia de realizar ejercicio físico, no sólo para vernos mejor cuando somos jóvenes, sino como apuesta de futuro, para que cuando lleguemos a mayores, lo hagamos en las mejores condiciones físicas posibles, con músculos fuertes y articulaciones sanas.

Como profesional del sector sanitario al cuidado de personas mayores, observo con mucha frecuencia que se les pide a muchos ancianos llevar a cabo esfuerzos para los que no están preparados, se les exige perder peso y fortalecer músculos a gente obeso y débil. Con esto quiero explicar que a ciertas edades es muy complicado iniciar la práctica de ejercicio cuando nunca se ha tenido ese hábito, el porcentaje de fracaso de los tratamientos es muy elevado. Por tanto, es necesario mentalizar a la gente de la importancia de cuidarse, de hacer deporte, de controlar el peso y mantener un buen estado de nuestros músculos y articulaciones en todas las etapas de la vida, para llegar a mayores en óptimas condiciones, poner la solución antes de que aparezca el problema. Como digo siempre, la fisioterapia tiene mucho margen de trabajo en el mundo de la medicina preventiva.

Texto extraído de balancedeladependencia.com

Residencias grandes vs pequeñas. Una opinión al respecto.

La decisión que deben tomar los familiares más allegados a la hora de elegir cual será el destino de sus padres, tíos, abuelos… no es para nada sencilla, puesto que además de lo puramente médico, el estado de salud de la persona, también influyen una serie de factores psicosociales que muchas veces terminan por decantar la balanza de lado de permanecer en el hogar y contratar a una persona que se haga cargo de los cuidados básicos.

Hace unos días conversaba con unos familiares que me comentaban esto mismo, los prejuicios que existen a la hora de llevar a sus padres a la residencia,

Vista General

Vista General

bajo el erróneo concepto de que llevarlos a un centro Residencial, es abandonarlos. El peso que la tradición y la opinión de conocidos y vecinos, que podrían creer que uno abandona en estos centros a las personas a su suerte, es un fuerte lastre que arrastra a mucha gente a tomar una decisión no basada en la evidencia sino coartada por el miedo a ser mal visto y señalado por la calle.

Ya hablamos hace unos meses, de lo importante que resulta un cambio de mentalidad acerca de lo que es un Residencia a día de hoy a lo que era un asilo, el que quiera puede leer ese post en esta misma página. Ahora me gustaría referirme a como puede ayudar a la familia acercarse a una de nuestras residencias, pasear por ellas y sentirse integrado en el funcionamiento de las mismas.

Esta familiar me comentaba, que jamás hubiera imaginado lo bien que se trataba a su madre en el centro, que estaba encantada y ponía como ejemplo un día a día, en el cual, en cuestión de una hora había visto llegar a varias auxiliares para hacerle la manicura y pedicura, hidratar piernas y aseo personal, acudir al fisioterapeuta para la realización de ejercicios de recuperación de la movilidad de un brazo, la enfermera para curarle una herida y un apoyo ofrecíéndole agua fresca.

¿En su casa la iban a tratar así? Imposible.

Además, y es el punto donde quiero centrar hoy la atención, me hablaba de que habían estado en otras residencias enormes, estas macroresidencias que

Entrada Principal

Entrada Principal

parecen hospitales y que allí es todo muy bonito, pero que echaba mucho en falta el trato humano y la implicación con el personal que se tiene en las residencias más pequeñas. Le ayudó mucho darse una vuelta por la Residencia y ver el funcionamiento diario, poder ver mientras está sentada en el patio tranquilamente, el trabajo de todos los profesionales y poder acercarse en todo momento a preguntar cualquier duda, o simplemente charlar con ellos como parte de una familia.

No es la única opinión al respecto, han sido muchas las personas que se deciden a venir a nuestros centros en busca de ese tono familiar y amigable huyendo de los enormes centros de las capitales, por ello les invito nuevamente a la reflexión acerca de si verdaderamente creen que algunas personas están mejor en sus casas o si es oro todo lo que reluce por fuera, el envoltorio no debe camuflar el contenido.

En nuestros centros se fomenta mucho mejor las relaciones interpersonales entre residentes, siempre que éstas sean posibles, se establecen grupos de

personas unidas por mismos gustos o afinidades culturales, cercanía y vecindad, evitando en todo lo posible el aislamiento social que provoca depresiones y aceleran el deterioro mental.

Les invitamos nuevamente a pasear por nuestras instalaciones de Mahora y de Alcalá para que comprueben que lo que decimos es cierto.

 

El engaño de los complejos vitamínicos.

Con la primavera y la llegada de la conocida astenia primaveral son muchas las personas que acuden a las farmacias y parafarmacias para hacerse con cajas de complejos vitamínicos que les ayuden a recuperar el ánimo y las energías. ¿Pero realmente esto es así?¿Sirven de algo estos complejos vitamínicos?. La respuesta inicialmente es NO.

Y no lo decimos nosotros, lo dicen numerosos estudios de asociaciones prestigiosas, numerosas publicaciones científicas, dietistas y nutricionistas. La respuesta esvitamina2 obvia es países como España y del resto de Europa, donde la mayoría de la población lleva una dieta más o menos equilibrada, aún con excesos o carencias, las necesidades de vitaminas en la mayoría de los casos están suplidas sobradamente.

Las vitaminas son un micronutriente, es decir nuestro cuerpo necesita muy poca cantidad para funcionar correctamente. Además, se encuentran en pequeñas dosis en la mayoría de los alimentos, a diferencia de las proteínas o los hidratos de carbono que se miden por gramos. Esto es lo que hace que nuestro cuerpo complete bien las necesidades que tiene de vitaminas. A pesar de todo, son muchos los que echan mano de complementos vitamínicos que en la mayoría de los casos no son necesarios y que se pueden evitar.

Se debe tener en cuenta que no existe el alimento ideal que reúna todas las vitaminas, por eso es muy importante llevar a cabo una dieta equilibrada que aporte la casi totalidad de los nutrientes necesarios.

¿Cuando debo tomar suplementos vitamínicos?

La respuesta es evidente, en estados carenciales, avitaminosis, y eso la única manera de determinarlo con precisión es con análisis médicos. Se trata además de cuadros realmente serios que pueden llevar incluso a la muerte al paciente, por lo que es necesario estudiarlos con mucha cautela. Estas son algunas causas frecuentes de Avitaminosis:

  • La falta de ingesta se origina por carencia de recursos (hambrunas del Tercer Mundo, poca ingesta proteica por pobreza), dietas inadecuadas (adelgazamiento incontrolado, vegetarianismo mal planteado, caprichos y errores alimentarios psicológicos o psiquiátricos, anorexia nerviosa) o falta de alimentos frescos (escorbuto de los navegantes).
  • La mala absorción puede ser localizada (como ocurre en los casos en los que hay un déficit selectivo en el íleon terminal) o generalizada (como en la colitis vitaminaulcerosa, la enfermedad de Crohn, el alcoholismo, la malabsorción de los ancianos, la gastritis crónica y las neoplasias intestinales).
  • La mala utilización metabólica suele deberse a efectos secundarios de fármacos (habitualmente los antineoplásicos antifólicos).
  • El aumento de demanda es típico durante la gestación y la lactancia.

Por tanto, usted sólo debe tomar complejos vitamínicos si su médico así se lo indica y siempre que se haya probado la existencia de una carencia concreta de las mismas.

¿Que ocurre si tomo más vitaminas de lo que debo?

Podríamos entrar en un cuadro de hipervitaminosis. La hipervitaminosis es la excesiva acumulación de una vitamina, lo contrario de la avitaminosis (falta de vitamina) en el organismo, que puede llevar a diferentes trastornos dependiendo de que vitamina se trate:

  • Hipervitaminosis A: Puede presentar síntomas similares a los de un tumor cerebral, cefalea, vómitos, dolor en los huesos, visión borrosa.
  • Hipervitaminosis D: Sus síntomas son similares a los de una presencia excesiva de calcio; debilidad, cansancio, cefaleas y náuseas.

Normalmente los tratamientos para la hipervitaminosis en la mayoría de los casos consisten en abandonar el consumo de la vitamina.

Además, cabe señalar que provocar una hipervitaminosis con alimentos en forma natural es muy difícil. Mientras que cuando sucede por ingestión de complementos sintéticos o de farmacéuticos las hipervitaminosis pueden resultar más graves.

Se menciona que el uso de la vitamina E sintética, puede producir trastornos hepáticos importantes. Por esto no debemos tomar o administrar vitaminas sin la supervisión médica o de un nutricionista.

¿Entonces porque se venden?

Muy sencillo, la mayoría de los productos farmacéuticos multivitamínicos poseen unas concentraciones de vitaminas que en ningún caso puedan resultar perjudiciales, de forma que su toma no resulte peligrosa, pero por supuesto, tampoco beneficiosa. La mayoría de las vitaminas que vamos a ingerir a través de complementos van a ser depurados por el riñón y excretados a continuación, sin ningún tipo de uso en el organismo. El cuerpo es sabio, y si no necesita más, lo expulsa y en el peor de los casos, si nos excedemos en su consumo, no sólo no obtenemos beneficio alguno, sino que además podemos provocarnos graves intoxicaciones.

Lo que suele ocurrir es que las empresas que se encargan de la comercialización de estos complementos, es que añaden en su composición sustancias excitantes (cafeína, taurina, ginseng, guaraná) de forma que al tomarlos, podamos notar sensación de euforia y camuflar de esta forma el cansancio, nada que no consiga un refresco.

Recomendaciones para evitar deficiencias de vitaminas

La principal fuente de vitaminas son los vegetales crudos, por ello, hay que igualar o superar la recomendación de consumir 5 raciones de vegetales o frutas vitamina1frescas al día.

Hay que evitar los procesos que produzcan pérdidas de vitaminas en exceso:

  • Hay que evitar cocinar los alimentos en exceso. A mucha temperatura o durante mucho tiempo.
  • Echar los alimentos que se vayan a cocer, en el agua ya hirviendo, en vez de llevar el agua a ebullición con ellos dentro.
  • Evitar que los alimentos estén preparados (cocinados, troceados o exprimidos), mucho tiempo antes de comerlos.
  • La piel de las frutas o la cáscara de los cereales contiene muchas vitaminas, por lo que no es conveniente quitarla.
  • Elegir bien los alimentos a la hora de comprarlos, una mejor calidad redunda en un mayor valor nutritivo.

Aunque la mayoría de los procesamientos perjudica el contenido vitamínico, algunos procesos biológicos pueden incrementar el contenido de vitaminas en los alimentos, como por ejemplo:

  • La fermentación del pan, quesos u otros alimentos.
  • La fabricación de yogur mediante bacterias.
  • El curado de jamones y embutidos.
  • El germinado de semillas, para ensaladas.

Los procesos industriales, normalmente suelen destruir las vitaminas. Pero alguno puede ayudar a que se reduzcan las pérdidas:

  • El vaporizado del arroz consigue que las vitaminas y minerales de la cáscara se peguen al corazón del arroz y no se pierda tanto al quitar la cáscara.
    Hay que recordar que el arroz con cáscara tiene 5 veces más vitamina b1 (y otras vitaminas) que el que está pelado.
  • La congelación produce pérdidas en la calidad de las moléculas de algunas vitaminas inactivando parte de ellas, es mejor consumir los alimentos 100% frescos.
  • Los procesos de esterilización UHT, muy rápidos, evitan un exceso de perdidas vitaminicas que un proceso más lento bien puede neutralizar el efecto de algunas enzimas destructoras de vitaminas como las que se encuentran dispersas en el zumo de naranja.

Este verano luzco tableta con mi aparato de calambrazos ¿O no?

Ahora que se acerca el buen tiempo y con ella la época de lucir cuerpo serrano, llega también el bombardeo de publicidad en la tele acerca de dietas milagrosas y miles de crema y aparatos de corrientes que moldean la figura hasta convertirnos en modelos de pasarela, mientras estamos tumbados en el sofá comiendo palomitas, así de fácil.

Y claro, como siempre habrá quien confíe en estas soluciones milagrosas y luego se sienta estafado, vamos a dedicar este artículo a hablar de esos maravillosos electroestimuladores que contraen y relajan los músculos hasta conseguir unos brazos y un abdomen dignos de un concursante de algún programa de tele…DSC_9606

En primer lugar decir que estos aparatos realmente si que funcionan, es decir, si que son capaces de producir contracciones de los músculos a través de impulsos eléctricos, esto no tiene ningún misterio, nuestro cuerpo funciona a través de señales eléctricas que se transmiten por el sistema nervioso y que una vez llegados al músculo, se traducen en movimiento (tenéis un estupendo artículo sobre placa motora en esta misma web). Podréis pensar también que para que un músculo trabaje y coja un buen tono muscular, todo es tan sencillo como contraer y relajar independientemente de la intensidad del trabajo muscular y es aquí donde empieza el error.

En primer lugar, la mayoría de estos cacharritos no tienen la suficiente capacidad de producir contracciones musculares de tal intensidad que sean capaces de hipertrofiar un músculo, para que un músculo pueda llegar a ponerse como los que salen en los anuncios, hacen falta 3 cosas:

1) Un buen aparato, con gran modalidad de corrientes y más concretamente las corrientes de fortalecimiento muscular o corrientes rusas

2) Una persona con una base atlética importante, capaz de soportar la intensidad de estas corrientes, sin sufrir roturas musculares y capaz de aguantar la desagradable sensación de electricidad que se necesita con semejantes potencias

3) Necesita además que en el momento en el que se producen las contracciones por parte del aparato, la persona contraiga con todas sus fuerzas y además si puede ser, esto lo acompañemos del uso de lastres. Los aparatos más modernos (y más caros), notan la contracción del paciente y en ese momento mandan el impulso eléctrico, haciendo más sencillo y efectivo este trabajo.

EMS corrientes rusas

Así que ya de entrada, de pasivo nada, que hay que estar pendiente del paso del impulso eléctrico y contraer con fuerza y además colocar lastres y aguantar una intensidad de corriente que ninguna de las personas que no hagan deporte habitualmente serían capaces de soportar. Esas bonitas imágenes que salen de corrientes que producen una agradable vibración no valen en ningún caso para fortalecer músculos, si para relajarnos. Hacen falta, insisto, corrientes mantenidas durante unos segundos y de una intensidad tremenda.

Lo que si hacen estos aparatos que se usan diariamente en rehabilitación, es ayudar al fisioterapeuta a la temprana recuperación de músculos atrofiados por inmovilizaciones, operaciones, parálisis, encamamientos y un largo etc de patologías que cursen con pérdida de masa muscular y potencia. Es decir que en situaciones en las cuales el músculo esté muy debilitado, nos ayudan a recuperar antes unas condiciones basales, normales, nada de músculos de gimnasio y por supuesto con la colaboración del paciente y en el entorno de un programa de ejercicios completo para un músculo determinado.

Podría exponerles una serie de datos técnicos con curvas y gráficas de la diferencia existente entre los aparatos que anuncian en la tele y los aparatos de uso en clínicas que si que verdaderamente son capaces de potenciar hasta extremos insospechados los músculos, pero sólo enturbiaría este artículo con detalles que pocos entenderán.

Sería muy importante que os quedarais con unos pocos conceptos:

1) Los electroestimuladores FUNCIONAN, pero ojo, nunca como trabajo pasivo sin más, nunca con esos aparatos sencillitos que se anuncian, nunca conseguirán EMScomplexese cuerpo de modelo. Funcionan para la recuperación funcional de personas con patologías, con atrofia muscular y falta de potencia muscular, para recuperar hasta niveles normales y siempre con un programa de ejercicios. NUNCA PASIVO.

2) Las corrientes capaces de producir hipertorfia muscular, existen, pero no los que anuncian la tele y JAMÁS pueden ser usadas en personas no entrenadas, porque provocan roturas musculares y porque la intensidad del impulso es tan alta que no puede ser soportada por cualquiera.

3) Una buena terapia, tanto para recuperación de un músculo, como para entrenamiento deportivo, debe ser supervisada por un profesional cualificado, que conozca el cuerpo humano y los aparatos, puesto que los aparatos bueno, requieren el ajuste de una serie de parámetros que los de “la tele” no permiten y que aunque permitieran, no pueden ser comprendidos por toda la gente. Para curarse en salud, estos aparatos vienen con programas determinados que ni aún poniéndolos a trabajar a máxima potencia, puedan provocar lesiones, no vaya a ser que caiga alguna denuncia como a las zapatillas que adelgazan, que esa es otra estafa que algún día comentaremos.

CONCLUSIÓN

Que cada uno haga lo que quiera, no hay ningún problema en que desembolse el dinero en cuestión para hacerse con un aparato de estos, no pasa nada, en el peor de los casos no va a notar nada, ni para bien ni para mal, no va a dañar su salud, ni tampoco va a estar peor de lo que estaba, pero si tiene que comprometer el modelado de su figura de cara a este verano a un aparato doméstico standard de estos, vaya pensando en otras alternativas o volver a lucir barriga un año más.

Las contenciones mecánicas en Residencias.

Uno de los temas más polémicos, junto al de los malos tratos, al que se enfrentan las Residencias de Ancianos, sea posiblemente el del uso indiscriminado de medidas de contención mecánica, cinturones de seguridad, muñequeras y barandillas. Pues  bien, existe mucha habladuría al respecto y mucha desinformación, por lo que resulta necesario analizar con cautela este tema antes de poder asegurar que se sujetan a las personas sin criterio alguno.

Se define la contención mecánica según los protocolos elaborados por los servicios de Salud de las distintas comunidades, como la sujeción física de un paciente, cinturonescomo medida extrema para evitar daños al propio paciente, a otras personas y el entorno físico que lo rodea. Asimismo se señala en el citado protocolo que esta actuación tiene una serie de connotaciones éticas y legales muy importantes. El paciente no es capaz de controlar su comportamiento y es responsabilidad de los profesionales proporcionarle dicho control. Dado el carácter extremo de la medida y que se trata de una intervención no carente de riesgos, hay que garantizar que su uso sea realmente excepcional y que cuando la contención mecánica sea realmente necesaria, su duración sea lo más breve posible y su aplicación se desarrolle en condiciones óptimas para el paciente.

Y en la propia definición aparece el carácter excepcional, extremo, puntual y reevaluable de la medida. Esto quiere decir que nos enfrentamos a un tema mucho más delicado de lo que puede parecer. Sujetar a una persona puede ser tan sencillo como coger un cinturón y atarlo a un sillón o una cama, pero nada más lejos de la realidad.

En nuestros centros existen, en primer lugar, protocolos de actuación del servicio de enfermería y fisioterapia, que irán encaminados en la medida de lo posible a utilizar todo el arsenal terapéutico del que dispongan para evitar situaciones límites en las que sea necesario tener que recurrir a las sujeciones. Medidas como refuerzos de equilibrio, potenciación muscular, movilizaciones, ayudas para la marcha, medicación antipsicótica, curación de heridas limitantes y un largo etc que buscan reducir las incapacidades motoras y psicosociales que en última instancia nos llevarían a tener que tomar la decisión de restringir los movimientos de la persona.

Además de los protocolos de los diferentes servicios de trabajo, existen los protocolos generales del centro y en concreto, un protocolo que analiza los posibles riesgos potenciales de accidentes, quemaduras, resbalones, caídas a distinta altura, barreras arquitectónicas, alteraciones individuales de la movilidad, alteraciones conductuales…

Con todo esto lo que hacemos es evaluar por un lado las condiciones de cada paciente y por otro lado las condiciones del centro, si sabemos como se comporta un individuo y sabemos los peligros del entorno, entonces estamos en condiciones de elaborar un mapa que nos detalle con mucha precisión, el riesgo real que suponen las conductas de algunos individuos, para si mismo y para los que le rodean.

El establecimiento de un diagnóstico médico, que identifica las patologías de base, está realizado en muchas ocasiones por más de un facultativo, está estudiado a fondo por los especialistas de Geriatría, Psiquiatría, Neurología, Traumatología,etc  de los hospitales de la zona y revisado de forma continua por su médico del CAP y por el médico de la Residencia, quien realiza los ajustes necesarios en la medicación a fin de conseguir un buen control de la conducta.

Los servicios de enfermería, fisioterapia y Auxiliares están en permanente contacto para saber que tal es la conducta de la persona en los diferentes momentos del muñequeradía, si presenta agitación por las noches, en la cama, al levantarlo, al vestirlo, al comer, si aprecian inestabilidad al caminar, si se marea. Cualquier riesgo es valorado por varias personas de diferentes servicios, para al final llegar a un acuerdo de que sería lo mejor para todos, para el paciente y para el entorno.

Una vez se ha determinado que la persona padece alguna enfermedad mental, física o ambas, que en caso de no actuar limitando sus movimientos, tengamos la certeza de que puede suponer un riesgo muy elevado de sufrir algún tipo de accidente con consecuencias serias, se informa a los familiares de la situación y se les plantean las alternativas. En caso de que la familia esté de acuerdo con la prescripción de sujeciones mecánicas, éstos, deben firmar un consentimiento informado en que se expresan los motivos por lo que se hace y los riesgos de no hacerlo, se refleja la temporalidad y la puntualidad del uso de las medidas, es decir, el firmar una prescripción de cinturón, no implica usar el cinturón las 24 horas del días, pero si permite su uso en un momento determinado de máxima agitación pisco-motora.

El médico de la Residencia firma otra prescripción con los motivos médicos, el tipo de sujeción, el momento del día en que se usará y los riesgos que existen de no hacerlo. Estas prescripciones son reevaluadas cada 3 meses como máximo, pudiendo ser añadidas o eliminadas en cualquier momento si cambian las circunstancias de la persona, y siempre con el consentimiento de la familia. Todas estas prescripciones son almacenadas con el historial de cada persona y pueden ser requeridas por las inspecciones de bienestar social en cualquier momento, quienes verifican la validez de los documentos y que no hay una sola sujeción mecánica puesta sin una autorización médica y de la familia.

En nuestros centros trabajamos duro por disminuir al máximo el uso de las sujeciones pues supone llevar al extremo las medidas de seguridad sobre la persona, hasta el punto de tener que privarles de la más mínima expresión de autonomía, por lo que nuestros equipos multidisciplinares trabajan reduciendo los riesgos y minimizando las sujeciones.

Con todo esto, esperamos haber aclarado que el proceso de prescripción de sujeciones mecánicas es un tema muy serio y con muchas implicaciones legales, que requiere de un análisis muy certero y precisa de los consentimientos por parte de los médicos prescriptores y por parte de los familiares. Sólo se prescriben sujeciones en aquellas personas que por su estado mental o física, presenten un altísimo riesgo de caídas con consecuencias (ni siquiera caídas leves), autolesiones, agresiones a otros residentes y trastornos graves de la convivencia, nada más. Si no se cumplen esos requisitos, no se usan estas medidas.

Residencias de Ancianos: Cambios de mentalidad de la sociedad, modernizarse es importante.

Nadie se sorprenderá si les digo que buscando en un famoso buscador web opiniones acerca de las residencias de ancianos, foros, cuestiones, artículos de opinión y demás maneras de acceder a las impresiones generales de la gente, me he encontrado con un altísimo porcentaje de quejas, denuncias, dudas, errores, clichés establecidos y demás tipo de desventuras que tanto dañan la imagen del sector.

Por descontado que también hay gente que está muy contenta con el trato recibido y así lo hacen saber, pero ya se sabe que las opiniones negativas corren como la pólvora y las positivas como caracoles, es nuestra esencia humana, magnificar lo malo y dar por hecho lo bueno.

Hemos visto informativos con imágenes lamentables, reportajes de residencias, sobre todo de una determinada periodista, que tiene su “particular forma” de hacer

Entrada Principal

las cosas, con las que lógicamente nadie puede estar de acuerdo (ni con la periodista ni tampoco con lo que muestra, quede dicho), que no hacen más que añadir más problemática y dudas a la gente. Los familiares cuando tienen que llevar a su familiar a un centro de estas características, acuden pensando “Y si me lo maltratan, y si no va estar bien, y si le gritan o le pegan, o no le dan lo que necesita” en lugar de pensar en que posiblemente sea la mejor decisión que haya podido tomar, puesto que no le va a faltar de nada, ambos pensamientos son lógicos, pero el grado de susceptibilidad de la gente va en aumento por culpa de estas situaciones.

En el mundo de las Residencias de Ancianos, usted como cliente puede encontrar de todo, como en cualquier otro sector de nuestra sociedad, corresponde a los familiares el deber y la obligación de acercarse a conocer el centro, de hablar con las personas responsables de las distintas áreas, de pasear por sus instalaciones y preguntar a otros residentes, que tal es el trato, si se atienden las necesidades de las personas.

Es evidente que quien les escribe este artículo de opinión es trabajador de Residencia de ancianos y defenderá por encima de todo sus bondades, pero si leen el artículo completo o tienen oportunidad de hablar con antiguos clientes o actuales, o participan de nuestras redes sociales, pueden comprobar que trabajamos constantemente en conseguir un alto grado de satisfacción de residentes y familiares y así lo confirman las referencias que la consejería de Bienestar Social ofrece a nuestras Residencias de Ancianos de Alcalá y Mahora.

Es labor de todos nuestros trabajadores y nuestros clientes, tratar de cambiar de una vez por todas la sensación que se ha tenido siempre de que llevar a una persona de edad avanzada a una Residencia es abandonarla a su suerte y allí que pase lo que tenga que pasar. Han cambiado mucho los protocolos de actuación en estos centros, se ha avanzado mucho y seguimos haciéndolo en materia de calidad, cumpliendo con numerosos requisitos que nos son revisados constantemente y actualizados con no menos frecuencia.

Somos muy conscientes y lo sabemos por experiencia, que algunos de nuestros peores “enemigos”, los tenemos dentro de la misma sanidad, en hospitales y centros

Vista General

de salud que sólo atravesar el umbral de una consulta médica, atacan con las mismas armas desde hace décadas y que me gustaría invitarles a venir y comprobar con sus propios ojos si es cierto lo que dicen. Siempre nos acusan de tenerlos deshidratados o no tener paciencia a la hora de darles de comer y que por nuestra comodidad solicitamos fórmulas alimentarias tipo batidos, para ahorrar tiempo. Pues bien, señores de los hospitales, díganme ¿En que centro de los suyos, se administran alimentos y bebidas cada dos horas como máximo?Desayuno, Almuerzo, Comida, Agua o refresco antes de la merienda, merienda, cena, resopón y vigilancia de enfermos por la noche, y la posibilidad de acercarse a cualquier parte de nuestras instalaciones y solicitar lo que necesiten en cualquier momento del día.

Es muy fácil hablar de la paciencia que se debe tener con enfermos de Alzheimer, recetarles una medicación y volver a los 6 meses, ¿y en el día a día?, si se niegan a comer, beber, asearse… cuestión de paciencia. ¿En cuantas ocasiones hemos tenido a pacientes con goteros en nuestras habitaciones, o hemos hecho malabarismos para conseguirles suplementos alimentarios, porque nos niegan los visados, para no tener que remitirlos a urgencias? y nosotros no le decimos a los familiares que no los mandamos al hospital porque allí se le empeoran las úlceras, cogen infecciones, los curan c/3 días, les colocan sondas para no cambiar pañales, confunden dietas, se desorientan las personas y un amplio etc de cosas que ocurren y por supuesto, siempre sin responsabilidad por su parte.

Se nos pueden achacar ciertas deficiencias y así nos gusta que nos las hagan saber las personas que están con nosotros para conocer las carencias y trabajar en acabar con ellas y prevenirlas, pero nunca de falta de implicación. Son muchos los trabajadores de nuestros centros, que ante cualquier llamada de urgencia o necesidad, acuden de inmediato aún estén fuera de sus horarios laborales, siempre puedes contar con ellos para consultar dudas o pedir una explicación, tenemos horarios libres para que cualquier persona pueda acercarse a los centros cuando pueda a saludar o visitar, conscientes del mundo de carreras en el que tenemos que vivir. Existe comunicación constante por escrito y en tiempo real, entre todos los servicios del centro para que no pase por alto ni un sólo detalle, llevando hasta el extremo el concepto de trabajo multidisciplinar, donde diariamente puede comprobar como el personal de cualquier sector, dialoga y acuerda estrategias de actuación en consenso generalizado y adaptado a las necesidades de la persona y peticiones de las familias.

Si alguno de nuestros lectores, ha llegado hasta aquí y además sabe que significa tener a su cuidado a personas de avanzada edad con limitaciones funcionales o

Comedor

mentales, entenderá mejor que nadie, el esfuerzo que realizamos a diario para garantizar unos cuidados integrales, minimizar los problemas de convivencia, adaptar las normas del centro al gusto y necesidad de cada residente y procurar en todo momento una harmoniosa integración de nuestra actividad laboral con la vida personal de nuestros clientes. Tenemos el concepto de que nosotros somos los responsables del funcionamiento del centro, pero el centro lo hacen nuestros mayores, es su casa, es su hogar, nosotros acudimos a su “domicilio” a suministrarles aquellas ayudas que necesiten, a facilitarles las tareas y en definitiva a poner nuestros conocimientos y esfuerzos en manos de quien más lo necesiten para que en estos últimos años de su vida, puedan hacerlo de la mejor manera posible y con la mayor dignidad alcanzable.

Veámoslo desde otro punto de vista, a nivel médico las personas mayores son grandes consumidores de medicamentos, portadores de pluripatologías derivadas de la edad. Las personas sin formación en Sanidad, no son realmente conscientes de las bombas de relojería que suponen ciertas personas, viviendo en sus hogares o en los de los familiares, acostumbran a pensar, “mi padre camina muy bien y come, no necesita nada más, tiene 85 años y está estupendo”, y probablemente esté tomando un cóctel de pastillas, para riñón, corazón, hipertensión, colesterol… Toda una tortilla de fármacos que puede explotar en la cara de los cuidadores en menos de 24 horas y sin vuelta atrás. En nuestro día a día, cualquier incidencia, piernas hinchadas, dificultades en alimentación, aparición de rojetes, úlceras, estreñimiento, elevaciones de la glucosa, mareos, dolores, alteraciones de la conducta, son evaluadas por los servicios médicos, y se hacen todas las modificaciones que sean necesarias en un mismo día, o al siguiente o cuando sea necesario.

Piensen en atención primaria y la desesperante forma de proceder por las limitaciones propias de los centro de salud, la tensión una vez al mes, el “azúcar” una vez al mes, curar a los 3 o 4 días, cuando se puede dicen ellos, pero quien no ha visto a su médico o enfermero llegar tarde a la consulta, irse antes con algún señor de traje “sospechoso”, almuerzos interminables, consultas que acaban 1 hora antes, TODOS hemos visto eso, ¿pero eso es normal verdad?.

Entonces no tengan ustedes señores tan claro que si los dejan en una Residencia es para morir, piensen primero en la persona, si cumple requisitos para solicitar

Patio

una atención más integral, piensen en si la persona aceptará los cambios lógicos que supone la institucionalización y si tienen claro que su familiar o allegado será capaz de adaptarse a un centro residencial, el resto de necesidades las tendrá bien cubiertas, al menos desde nuestra experiencia, y si lo piensa realmente se dará cuenta de que tal vez la mayor imprudencia que pudo cometer hacia su ser querido fue tenerlo en casa pensando que era lo mejor para todos, puesto que esos cuidados que usted nos demanda a nosotros para que no le falte de nada, nosotros se lo multiplicamos por 2 o por 3 y lo hacemos con personal 24 horas y cualificado, no cualquier persona que esté dispuesta a cobrar 500 euros por pasearle por el pueblo a su “madre o padre”.

Piénselo bien y si está de acuerdo, entre todos, difundamos mensajes como éste, para ayudar a una correcta mentalización social acerca del verdadero funcionamiento de las Residencias y dejemos atrás de una vez por todas los dichosos estereotipos, que todos los sectores se modernizan y se adaptan a los tiempos, no estamos en la época de los asilos ni los sanatorios, ya está bien señores de las televisiones y compañeros de sanidad.