¿Porque estamos más tristes y dormimos más en el otoño?

La Depresión Otoño-Invierno, también llamada depresión otoñal, trastorno afectivo estacional (TAE) o síndrome afectivo estacional, se caracteriza por una serie de trastornos psicosomáticos que se producen en los individuos a medida que avanza el otoño y suele mantenerse durante los meses de invierno, remitiendo cuando llega de forma definitiva el buen tiempo.

Entre el 4 y el 5% de la población se ve afectada por este síndrome, aunque se cree que hasta un 20% de las personas podría depresión otoñal1sufrir alguno de los síntomas. Es un problema que afecta más a las mujeres que a los hombres, especialmente las que se encuentran entre 40 y 55 años.

No es un síndrome exclusivo de la edad adulta, puesto que se han observado casos de hasta un 5% de la población en niños de 9 años o mayores.

Constituye una de las causas más frecuentes de absentismo laboral y una importante causa de suicidios en personas ya con desórdenes psicológicos previos. Suele ser mucho más frecuente y más duradera en aquellos países donde menos horas de luz hay al año, es decir, los países del norte.

Se considera que se trata de una depresión estacional cuando los trastornos no se deben a otras causas externas o internas, y que coincide su aparición con un cambio estacional, así como su desaparición.

 

SÍNTOMAS:

Destacamos los más frecuentes:

  • Astenia, falta de interés por las cosas o completo desinterés, pocas ganas de realizar actividades.
  • Tristeza.
  • Problemas de concentración.
  • Cambios de humor, irritabilidad, mal humor, deseo de estar solo.
  • Reducción de apetito sexual.
  • Trastornos alimentarios: Ansiedad por la comida o falta total de apetito.
  • Pensamientos recurrentes de suicidio o de abandonarlo todo.
  • Alteraciones del sueño, desde insomnio nocturno a excesiva sueño (Hiperinsomnio).

CAUSAS:

Aunque no existen estudios que puedan demostrar científicamente la aparición de este cuadro, se cree que la causa principalDepresión otoñal de esta depresión, son los cambios hormonales que ocurren en nuestro organismo como consecuencia de la disminución de luz solar que viene asociada al cambio de estación. Cambios tales como:

  • Aumento de la Melatonina: Su aumento produce en el organismo falta de interés, aumento de las ganas de estar siempre durmiendo, apatía, necesidad de comer sin parar. Esto se debe a que esta hormona regula temperatura corporal y su aumento, aparte de provocar somnolencia, disminuye la temperatura de nuestro cuerpo lo que lleva a nuestro organismo a mandar señales para ingerir más calorías a través de los alimentos.Esto explicaría porque se siente la necesidad de comer dulces en otoño-invierno (alto aporte calórico).
  • Disminución de la Serotonina: El aumento de Melatonina, lleva asociado una disminución de Serotonina. Serotonina es una hormona esencial en la regulación de los estados de ánimo y en los ciclos sueño-vigilia. Unos buenos niveles de serotonina son necesarios para mantener al organismo equilibrado, produce calma, bienestar, buen humor, felicidad y sueño reparador. Muchos de los antidepresivos actuales están basados en el metabolismo de esta hormona.
  • Disminución de Dopamina: La dopamina es otra hormona que disminuye con la menor intensidad de la luz solar. La disminución de esta hormona parece ser la causa más importante de la pérdida de atención, falta de concentración o el desinterés por las cosas. La Dopamina es un neurotransmisor de acción central, actúa directamente moderando la actividad de nuestro cerebro.

TRATAMIENTO:

Cualquier problema relacionad con la depresión debe ser atendido por los especialistas adecuados. Ante la aparición de síntomas depresivos se impone la necesidad de una pronta atención médica para evitar que el trastorno puede ir a más y convertirse en un cuadro crónico y no en algo puntual, estacional.

El tratamiento de las depresiones se puede enfocar desde varios puntos, uso de antidepresivos, fototerapia, apoyo psicológico, actividad física. Todo enfocado en aumentar niveles hormonales de serotonina, evitar actitudes suicidas y momentos de tristeza, aumentar la exposición a la luz solar y mantener un correcto estado físico que se sabe que es un  liberador de endorfinas que ayuda a sentirnos mejor.

 

Texto basado en http://www.botanical-online.com/medicinalsdepresiondeotono.htm

Anuncios

Síndrome de piernas Inquietas (SPI).

Es un trastorno neurológico del movimiento caracterizado por la necesidad irresistible de mover las piernas y por sensaciones desagradables y molestas en las extremidades inferiores, generalmente muy molestas, y que algunos pacientes describen como dolorosas.

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALESDEL SPI:

Algunos términos utilizados para describir estas sensaciones son, entre otros, sacudidas, picores, hormigueo,calor, dolor, pinchazos, etc. En algunos SPI1pacientes, las molestias son descritas como una sensación de desasosiego.

  • Los síntomas del SPI se producen, principalmente, cuando el individuo se encuentra en reposo o relajado.
  • Estas molestias se reducen mediante el movimiento voluntario de la zona afectada, al menos mientras dura el movimiento. El alivio puede ser completo o parcial y generalmente empieza al comienzo de la actividad. La mayoría de los pacientes optan por caminar.
  • Los síntomas del SPI empeoran por la tarde y noche, especialmente cuando el individuo se encuentra en reposo.

CARACTERÍSTICAS ASOCIADAS AL SPI:

Los síntomas asociados al SPI pueden causar dificultad para iniciar y mantener el sueño.Aproximadamente el 80% de las personas con SPI realizan movimientos periódicos de las extremidades durante el sueño. Estas sacudidas se producen habitualmente con una frecuencia de 20 a 30 segundos durante la noche, a menudo causando continuas interrupciones del sueño.

El SPI es una causa importante de insomnio.Los síntomas del SPI afectan en gran medida a la calidad de vida de los pacientes. La privación crónica del sueño provoca cansancio y disminución de la capacidad de concentración durante el día. Esto influye enormemente, tanto en la vida profesional como familiar de estas personas, así como en su estado de ánimo.

CAUSA:

La investigación realizada para determinar las causas del SPI es continua y las respuestas son aún limitadas.

El SPI puede tener carácter hereditario. Los investigadores están actualmente analizando las posibles causas genéticas que puedan ser responsables de esta forma del SPI, conocida como SPI primario o familiar.

El SPI puede ser el resultado de otra enfermedad que, cuando se encuentra presente, empeora el SPI subyacente.Se le llama SPI secundario.

Durante el embarazo, particularmente durante los últimos meses, hasta el 20% de las mujeres desarrollan el SPI. Después del parto, a menudo los síntomas desaparecen. No obstante, existe una relación clara entre el número de embarazos y las posibilidades de desarrollar SPI crónico.

La anemia y el bajo nivel de hierro en la sangre están asociados con los síntomas del SPI, como también lo están las enfermedades crónicas tales como la neuropatía periférica (daño en los nervios que transmiten la sensibilidad o que inervan las piernas y pies) y la insuficiencia renal.

Si no existe historial familiar del SPI y no hay enfermedades asociadas subyacentes que causen la afección, se dice que es el SPI idiopático, lo cual quiere decir que no tiene una causa conocida.

Diagnóstico del Síndrome de Piernas Inquietas:

 El Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) se puede diagnosticar a través de un sencillo cuestionario, que probablemente le realice su médico de atención primaria, neurólogo o en las Unidades de Sueño.

Los síntomas y el historial médico son claves para un buen diagnóstico.
No existe ninguna prueba de laboratorio que pueda confirmar el diagnóstico del SPI. Sin embargo, un examen médico exhaustivo, puede desvelar problemas tales como la falta de hierro que pudiera estar asociada con el SPI. En algunos casos se requerirá un estudio de sueño nocturno para determinar otras posibles causas asociadas al SPI.

CRITERIOS PARA EL DIAGNÓSTICO DEL SPI

El diagnóstico del SPI se realiza clínicamente, y requiere de la presencia de estos cuatro criterios:SPI

  1. Necesidad de movimiento de las piernas, que generalmente va acompañado de sensaciones molestas.
  2. Inquietud motora en la extremidades inferiores.
  3. Agravamiento de los síntomas durante el reposo, y mejoría con el movimiento.
  4. Aparición (o exacerbación) de los síntomas por la tarde/ noche.

Aunque no se consideran criterios esenciales, la certeza del diagnóstico aumenta si el paciente además presenta:

  1. Dificultades para iniciar o mantener el sueño.
  2. Exámen neurológico normal.
  3. Historia familiar de Síndrome de Piernas Inquietas.
  4. De realizarse estudio del sueño, presencia de movimientos periódicos en las piernas.

TRATAMIENTO:

 Para alcanzar el tratamiento óptimo del SPI es fundamental que exista una estrecha colaboración/relación entre el paciente y el médico.Además es conveniente llevar una vida saludable, eliminar las sustancias que aviven los síntomas (café, té, etc.), tomar los suplementos vitamínicos (vitamina B) y minerales necesarios (hierro, magnesio, potasio y calcio) y realizar determinadas actividades como caminar, estirarse, tomar baño frío o caliente, etc.

El insomnio y el cansancio general tienden a empeorar los síntomas del SPI, por lo que llevar a cabo una vida ordenada (acostarse y levantarse a la misma hora y tener un ambiente de sueño tranquilo) debe ser un primer paso para aliviar estos síntomas.

En cualquier caso, eltratamiento farmacológico puede resultar necesario. Algunas de las opciones terapéuticas actuales son las siguientes:

Agentes Dopaminérgicos.

El tratamiento principal y de primera línea del SPI se realiza mediante agentes dopaminérgicos: básicamente agonistas receptores de dopamina, como son el pramipexol y el ropirinol. Todos estos fármacos son de prescripción médica y suelen recetarse en dosis bajas e incrementándose muy lentamente para así disminuir posibles los efectos secundarios, como son las nauseas, y la hipotensión.

Sedantes:

Los agentes sedantes son escasamente afectivos para aliviar los síntomas del SPI durante la noche. Se toman bien a la hora de acostarse, además de un agente dopaminérgico, o lo toman las personas que tienen síntomas primarios a la hora de acostarse.

Su principal problema es la posibilidad de sedición diurna, problemas sobre la memoria, y caídas. Es más, no es infrecuente que la utilización prolongada de sedantes, sobre todo si son de tipo benzodiacepínico, produzca problemas de dependencia.

Analgésicos:

Los analgésicos se utilizan en su mayoría para gentes con SPI con síntomas de inquietud graves. Algunos ejemplos de medicamentos son la codeína, el propoxifeno, y la metadona.

Su principal riesgo es la posibilidad de adicción, sobre todo si se utilizan a dosis altas. Además su utilización es complicada en pacientes con problemas respiratorios.

Anticonvulsionantes.

Estos fármacos son particularmente efectivos para pacientes que padecen síndromes dolorosos asociados con el SPI, o que no responden a los fármacos dopaminérgicos.

 

VIVIR CON LA ENFERMEDAD:

Edad de aparición.

Diversos estudios realizados muestran que entre el 5 y el 10% de la población de entre 18 y 65 años padece esta enfermedad. Esta cifra es aún más elevada en las personas más mayores, situándose entre el 15 y el 20%.Aunque el SPI se diagnostica normalmente en personas de mediana edad, en muchas personas con SPI, particularmente en aquellas con SPI primario, con frecuencia el origen de los síntomas se remonta a la infancia. Las molestias pueden haber sido llamados inicialmente dolores de crecimiento, o quizá se ha creído que los niños eran hiperactivos porque tenían dificultades a la hora de permanecer tranquilamente sentados.

Desarrollo de la enfermedad.

Los síntomas del SPI empiezan a producirse o empeoran cuando el individuo que los sufre se encuentra en reposo, especialmente por la tarde y por la nocheSPI2 cuando la persona afectada se encuentra tumbada. Cuanto más largo es el periodo de descanso, más probable es que se produzcan y más acusados sean los síntomas. Los síntomas del SPI pueden causar dificultad a la hora de iniciar y mantener el sueño. Aproximadamente el 80% de las personas con SPI experimentan movimientos periódicos de las extremidades durante el sueño. Éstas son sacudidas que se producen habitualmente con una frecuencia de 20 a 30 segundos (entre su aparición y desaparición) a lo largo de la noche, a menudo causando despertares parciales que interrumpen el sueño.

Consecuencia de la enfermedad.

El insomnio es la principal consecuencia del Síndrome de Piernas Inquietas. Aproximadamente, el 80% de las personas con SPI experimentan movimientos periódicos de las extremidades inferiores durante el sueño.

Como consecuencia de las dificultades que puede experimentar la persona afectada a la hora de dormirse o permanecer dormido/a por la noche, quizás se encuentre más cansado /a de lo normal o tenga dificultad para concentrarse durante las horas en que esté despierto.

La privación crónica de sueño y el efecto resultante que esto produce en la capacidad de concentración durante el día pueden afectar a su capacidad de trabajo, a su capacidad de participar en actividades sociales y de ocio. Asimismo, puede causarle cambios de humor que pueden afectar a sus relaciones personales.

Aspectos que dañan la calidad de vida de los pacientes con SPI.

El Síndrome de Piernas Inquietas puede llegar a afectar, en gran medida, a la calidad de vida de los pacientes ya que impide conciliar o mantener el sueño y produce síntomas sensitivos desagradables cuando el paciente se relaja.

La privación crónica del sueño puede afectar de modo negativo a la capacidad de concentración y de trabajo, así como la capacidad para conducir, tomar parte en actividades sociales o de disfrutar del tiempo libre. Los pacientes con SPI no solo sufren por los síntomas derivados del síndrome, sino también padecen las consecuencias de un mal diagnostico.

El cuadro suele ser crónico, y en los enfermos severos, la calidad de vida puede verse muy afectada. Un reciente estudio norteamericano cifraba en 5-8 horas de trabajo que las personas afectadas perdían cada semana por esta dolencia.

Cambios en el estilo de vida que ayudan a quienes sufren de SPI.

Elegir un estilo de vida saludable, eliminar las sustancias que facilitan los síntomas (café, té y refrescos excitantes), tomar los suplementos vitamínicos (vitamina B) y minerales necesarios (hierro, magnesio, potasio y calcio) y ocuparse en actividades autodirigidas (caminar, estirarse, tomar baños fríos o calientes, etc)

La fatiga y la somnolencia tienden a empeorar los síntomas del SPI, por lo que llevar a cabo un programa de buena higiene de sueño ( acostarse y levantarse a la misma hora, y, a poder ser, horarios con los síntomas, tener un entorno de sueño tranquilo y cómodo) debería ser un primer paso para resolver sus síntomas.

En los últimos años se ha producido una auténtica revolución en el tratamiento de esta enfermedad, haciendo que en la inmensa mayoría de los casos, el cuadro tenga una solución eficaz bajo la utilización de sustancias dopaminergicas. Una vez eliminadas las molestias, las personas afectadas notan en poco días una mejoría del sueño y de su calidad de vida.

 

Consejos prácticos:

Hable sobre el SPI. El paciente ha de decidir si desea decirles a sus conocidos que padece la enfermedad. Es recomendable hablar abiertamente con la familia sobre los cambios que esta patología provoca en sus vidas. Un profesional puede proporcionar asesoramientos sobre el modo de adaptarse a estos cambios.

No luche contra el cuadro. Si intenta suprimir la necesidad de moverse puede que los síntomas empeoren aún más. Un buen programa de ejercicios puede ayudar al organismo a enfrentarse mejor con la enfermedad. El ejercicio regular puede mantener la flexibilidad, propiciar una buena postura, conservar los músculos fuertes y las articulaciones ágiles. El ejercicio también puede proporcionar una sensación de éxito y control sobre la enfermedad.

Escriba un diario del sueño. Tenga un registro de los medicamentos y estrategias que le ayudan o alivian en su batalla contra el SPI y compártala con su médico.

Ocupe la mente. Si mantiene la mente activa puede que los síntomas del SPI disminuyan.

Póngase más alto. Puede encontrarse más cómodo/a si eleva el escritorio o las estanterías a una altura que le permita estar de pie mientras trabaja o lee.

Comience y acabe el día con estiramientos.Las terapias complementarias pueden ayudar física y emocionalmente con el SPI. Por ejemplo, el yoga, el tai chi, AESPIla musicoterapia y acupuntura. Algunas veces, estas terapias se ofrecen como parte de un proceso de rehabilitación de la enfermedad.

Ayude a otras personas. Existen grupos de apoyo que reúnen a los miembros de la familia con personas afectadas por el SPI.

Información extraída de la web de la Asociación Española de Síndrome de Piernas Inquietas (AESPI).

Patologías del deporte: Pubalgia u Osteopatía dinámica de pubis.

La Pubalgia, también conocida como“osteopatía dinámica de pubis” o “entesitis pubiana”, dolor referido en la zona del pubis.

Este dolor difuso se desarrolla  durante semanas o meses;  primero se presenta al realizar actividades deportivas y después se asevera y se presenta en la realización de las actividades normales de la vida diaria.

Por lo general el dolor se provoca por una hipermovilidad de la sínfisis púbica. La hipermoivilidad de la sínfisis púbica puede ser debida a:pubalgia1

  1. Laxitud en los ligamentos pubianos.
  2. Desequilibrio muscular entre Aductores y Recto Anterior del Abdomen.
  3. Déficit de movilidad en la articulación coxo-femoral y en la sacro-iliaca.
  4. Aumento de las fuerzas de cizallamiento en la sínfisis púbica.
  5. Anteversión pélvica (hiperlordosis lumbar, etc.)

Su incidencia es mayor en los varones, principalmente ya que las actividades que suelen desencadenar una pubalgia son llevadas a cabo más por hombres que por mujeres, las diferencias morfológicas entre sexos no influyen mucho en el desarrollo de una pubalgia.

Clasificación de la pubalgia

  • Pubalgia traumática: Como consecuencia de un traumatismo en la sínfisis púbica. Puede ser por una caída sobre un pie que eleve una rama pubiana y provoque el cizallamiento del pubis con estiramiento de los ligamentos púbicos y  bloqueo de la rama pubiana en la parte superior. Una tensión súbita de los músculos aductores puede también provocar un deterioro de los ligamentos y de las inserciones musculares pubianas.
  • Pubalgia crónica: Se debe a una Patología osteo-tendino-muscular de los músculos aductores (pubalgia baja, donde se inflaman  los aductores) y/o a una Patología parietal-abdominal (pubalgia alta, donde se inflaman la inserción del recto abdominal). La pelvis está sometida a tracciones musculares, de los músculos  aductores  así como  músculos recto abdominal  y oblicuos del abdomen.

Causas de la Pubalgia

Hay una serie de factores que inciden en el desencadenamiento de una patología pubálgica.  Se han dividido en dos grandes grupos, como veremos a continuación:

Factores intrínsecos:

  • Acortamiento de los miembros inferioresPubalgia
  • Displasia de cadera
  • Hiperlordosis Lumbar
  • Espondilolisis
  • Deficiencias de la pared abdominal

Factores extrinsecos:

  • Mala calidad del terreno deportivo (resbaladizo o pesado)
  • Sobreentrenamiento
  • Mala programación del entrenamiento
  • Mala realización del calentamiento y estiramiento deportivo

Síntomas de la Pubalgia

Los síntomas de la Pubalgia abarcan una serie de dolores inusuales, como son:

  • Dolor en la región subpubiana, pubiana o suprabiana
  • Dolor a la palpación en la zona de los músculos aductores, abdominales o en la sínfisis púbica.
  • Contracción isométrica de músculos aductores dolorosa
  • Dolor al estiramiento de músculos aductores
  • Dolor a la  movilización de  la sínfisis púbica
  • Dolor exacerbado al toser o estornudar en el abdomen

La pubalgia es una enfermedad ocupacional, se presenta principalmente en los futbolistas (50% de los casos), seguidos de  corredores de larga distancia, jugadores de rugby, ciclistas y levantadores de peso.

Tratamiento de la Pubalgia

El tratamiento fisioterapéutico de la pubalgia, se realiza de la siguiente forma:

Se plantea primero un tratamiento conservador basado en el cese de la actividad deportiva y la implantación de un buen plan de fisioterapia que conste de:

– Trabajo isométrico de adductores, abductores, recto anterior abdomen y oblicuos.
-Elongación por posturas excéntricas de isquiotibiales, abdominales, adductores y psoas (los estiramientos analíticos suelen ser demasiado dolorosos).
-Electroterapia (EMS, US, magnetoterapia y láser).
-Masoterapia y Cyriax en adductores y abdominales.
– Crioterapia  tras la sesión de fisioterapia.

  1. Trabajo isométrico de los aductores: Boca arriba acercar ambas piernas flexionadas por las rodillas y apoyados en el piso con el talón.  Las rodillas tienden a acercarse, los codos del fisioterapeuta se oponen a ello. 10 seg de contracción suave y 10 seg de reposo. Realizar 10 repeticiones.isométricoadductores
  2. Trabajo isométrico de los abductores: Boca arriba separar  ambas piernas flexionadas por las rodillas y apoyados en el piso con el talón Las rodillas tienden a separarse, los codos del fisioterapeuta se oponen a ello.10 seg de contracción y 10 seg de reposo. Realizar 10 repeticiones.isometrico-abductores
  3. Trabajo isométrico de los rectos del abdomen: Boca arriba, rodillas flexionadas, talones en el suelo. Elevar ligeramente los hombros del suelo (no superar altura de las rodillas para evitar trabajo del músculo psoas). 10 seg de contracción y 10 seg de reposo. Realizar 10 repeticiones.isometricosabdomen
  4. Trabajo isométrico de los oblicuos: Posición como la anterior. Elevar ligeramente el hombro en dirección a la rodilla contralateral. Trabajar ambos lados. 10 seg de contracción y 10 seg de reposo. Realizar 10 repeticiones.isometricosoblicuos

El tratamiento se debe completar con estiramientos de la musculatura implicada, tanto de los grupos musculares citados (abductores, adductores, abdominales), como de los principales grupos musculares que atraviesan la articulación coxo-femoral (Cuádriceps, Psoas Iliaco, Isquiosurales).

Artículo publicado en http://www.terapia-fisica.com/pubalgia.html

 

 

Enfermedades de los niños: Displasia congénita de cadera.

¿Qué es la displasia congénita de cadera (DCC)?

La displasia de cadera es un trastorno congénito (presente al nacer) de la articulación de la cadera. Se produce en uno de cada 1.000 nacidos vivos. Lacadera articulación de la cadera se forma como una articulación de bola y cótilo. En la DCC, el cótilo (o acetábulo) de la cadera puede ser poco profundo, lo que permite que la “bola” del hueso del muslo, también llamada cabeza femoral, se deslice hacia adentro y hacia afuera del cótilo. La “bola” puede salirse en forma parcial o total del acetábulo.

La mayor incidencia de casos de DDC se produce en las primogénitas en cuyos antecedentes familiares existe un familiar cercano con este trastorno.

Causas de la displasia congénita de cadera.

La displasia de la cadera se considera un “rasgo hereditario multifactorial”. La expresión herencia multifactorial significa que el defecto congénito puede ser provocado por muchos factores, que generalmente son tanto genéticos como ambientales.

En lo referido a los rasgos hereditarios multifactoriales, a menudo un sexo (el masculino o el femenino) suele verse afectado con mayor frecuencia que el otro. Parece haber un “umbral de expresión” diferente, lo que significa que un sexo tiene mayor probabilidad de padecer el problema que el otro. Por ejemplo, la displasia de cadera tiene una incidencia mayor en las mujeres que en los varones.

Se cree que una de las influencias ambientales que contribuye al desarrollo de una displasia de la cadera es la respuesta del bebé a las hormonas de la madre durante el embarazo. Un útero estrecho que no permite el movimiento fetal o un parto de nalgas también puede causar displasia de cadera. En general, la cadera izquierda está más afectada que la derecha por la posición del feto dentro del útero.

Factores de riesgo para la displasia del desarrollo de cadera

Los bebés primogénitos corren un riesgo mayor ya que el útero es pequeño y el espacio para que el bebé se mueva es limitado; hecho que afecta el desarrollo de la cadera. Otros factores de riesgo incluyen los siguientes:

  • antecedentes familiares de displasia del desarrollo de la cadera, o de ligamentos muy flexibles
  • posición intrauterina del bebé, especialmente con presentación de nalgas
  • asociaciones con otros problemas ortopédicos como por ejemplo, el metatarsus adductus, la deformidad de pies zambos, los trastornos congénitos y otros síndromes

Síntomas de la displasia congénita de cadera

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la DDC. Sin embargo, cada bebé puede experimentarlos de una forma diferente. Entre los síntomas más comunes se incluyen:

  • la pierna puede parecer más corta del lado de la cadera luxadaRxdisplasia
  • la pierna del lado de la cadera luxada puede inclinarse hacia afuera
  • los pliegues en la piel del muslo o las nalgas pueden parecer desparejos
  • el espacio entre las piernas puede parecer más ancho que lo normal

Un bebé que padece displasia del desarrollo de la cadera puede tener una luxación de cadera parcial o total, o sea que la cabeza del fémur se desliza en forma parcial o total hacia afuera del acetábulo de la cadera.

Los síntomas de DDC pueden parecerse a los de otros trastornos médicos de la cadera. Siempre consulte al médico de su bebé para obtener un diagnóstico.

La displasia congénita de cadera es a veces evidente en el nacimiento. Apenas nace el bebé, el pediatra o especialista en neonatos lo examina en el hospital para detectar la posible existencia de este problema de cadera. Sin embargo, la DDC puede también no descubrirse sino hasta realizar exámenes posteriores. El médico de su bebé puede diagnosticar displasia del desarrollo de la cadera mediante un examen médico (Maniobras de Barlow y Ortolani), durante el cual dispondrá de los antecedentes médicos prenatales y de nacimiento completos de su bebé, y le preguntará si algún otro miembro de la familia padece DDC.

Entre los procedimientos para el diagnóstico pueden incluirse los siguientes:

  • radiografía – estudio de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisible para obtener imágenes de los tejidos, los huesos y los órganos internos en una placa radiográfica.
  • ecografía (También llamada sonografía.) – técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos Se utiliza para ver el funcionamiento de los órganos internos y para evaluar el flujo sanguíneo a través de diversos vasos.
  • tomografía computarizada (También llamada TC o TAC.) – procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes de cortes transversales (a menudo llamadas “rebanadas”) del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, el tejido adiposo y los órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías generales.
  • imágenes por resonancia magnética (IRM) – procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras internas del cuerpo.

Maniobras de Barlow y Ortolani.

Las maniobras de Ortolani y Barlow se efectúan a todos los bebés inmediatamente después del nacimiento. El neonatólogo las practica con el fin de detectar si existe alguna anomalía en la articulación de la cadera. Si así fuera, podría tratarse de una displasia de cadera.Barlow y Ortolani

Las maniobras de Ortalani y Barlow son una serie de movimientos que consisten en flexionar y abrir con delicadeza las piernas del niño, para comprobar si la articulación actúa de una forma anómala. Si éste es el caso, podría indicar una displasia de cadera.

Estas maniobras por sí solas no consiguen identificar siempre la malformación. El examen que asegura el diagnóstico es la ecografía de las caderas, que proporciona una imagen profunda incluso de las displasias leves, que, en general, no requieren tratamiento. Por esta razón, es muy importante realizar un diagnóstico precoz a través de una ecografía, entre la cuarta y la sexta semana.

Los recién nacidos que tienen antecedentes familiares con este problema son los que tienen mayor riesgo. Por lo tanto, si en la familia se han producido casos de displasia de cadera, se debe controlar más atentamente al pequeño, ya desde el momento del nacimiento.

Tratamiento para la displasia congénita de cadera:

El tratamiento específico para la DDC será determinado por el médico de su bebé basándose en lo siguiente:

  • la edad gestacional de su bebé, su estado general de salud y los antecedentes médicos
  • la gravedad del trastorno
  • la tolerancia de su bebé a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
  • las expectativas para la evolución del trastorno
  • su opinión o preferencia

El objetivo del tratamiento es colocar la cabeza femoral dentro del cótilo de manera que la cadera pueda desarrollarse con normalidad.

Existen diferentes tratamientos para los bebés, entre los que se incluyen:

  • colocación de un arnés de Pavlik
    El arnés de Pavlik se utiliza en bebés de hasta 6 meses de vida para sostener la cadera en su lugar, al mismo tiempo que permite un movimiento restringido de las piernas. El arnés lo coloca el médico de su bebé y suele utilizarse de forma permanente durante seis semanas como mínimo, y de forma parcial (12 horas por día) durante los seis meses posteriores. Su bebé debe ser controlado con frecuencia durante todo este período para verificar si el arnés necesita algún ajuste y examinar la cadera. Al finalizar el tratamiento, se toman radiografías o se realiza una ecografía para controlar la ubicación de la cadera. A pesar de que se obtienen muy buenos resultados con el arnés de Pavlik, en ocasiones la cadera puede seguir teniendo una luxación parcial o total.

plavik

    • tracción y yeso
      Si la cadera está aún luxada de forma parcial o total, puede ser necesaria la tracción, la colocación de yesos o la intervención quirúrgica. La tracción es la aplicación de una fuerza con el fin de estirar ciertas partes del cuerpo en una dirección específica. Se efectúa mediante poleas, cuerdas, pesas y un marco metálico que se asegura a la cama o sobre ella. El objetivo de esta técnica es estirar las partes blandas circundantes a la cadera para permitir que la cabeza femoral vuelva a insertarse en el cótilo. Generalmente, se utiliza por un período aproximado de 10 a 14 días y puede realizarse tanto en la casa como en el hospital, según las recomendaciones del pediatra, el hospital y los recursos disponibles.
    • cirugía y yeso
      Si los demás métodos no resultan efectivos, o si se diagnostica DDC luego de los 2 años de vida, es posible que sea necesaria una intervención quirúrgica para colocar la cadera nuevamente en su lugar de forma manual, método también denominado “reducción cerrada”. Si se realiza con éxito, se le coloca un yeso especial (llamado yeso pelvipédico) al bebé para sostener la cadera en su lugar. El yeso pelvipédico debe utilizarse durante un período de tres a seis meses aproximadamente, y es necesario cambiarlo regularmente para adaptarlo al crecimiento del bebé y para reforzar su rigidez, ya que puede ablandarse con el uso diario.

      El yeso permanece en la cadera hasta que ésta vuelve a su ubicación normal. Luego, puede ser necesario un aparato ortopédico especial y ejercicios de fisioterapia para fortalecer los músculos de las piernas y los que se encuentran alrededor de la cadera.

     

    ¿Qué es un yeso pelvipédico corto?

  • El yeso pelvipédico corto se coloca desde el tórax hasta los muslos o las rodillas, y se utiliza para sostener la cadera en su lugar luego de la intervención quirúrgica y así permitir la consolidación.

Instrucciones para el cuidado del yeso:

  • Mantenga el yeso limpio y seco.
  • Verifique que no tenga grietas ni roturas.yeso pelvipedico
  • Forre o acolche los bordes del yeso para evitar heridas en la piel, si fuera necesario.
  • No inserte objetos dentro del yeso para rascarse.
  • Utilice, en cambio, un secador de pelo de aire frío para refrescar la pierna y calmar la comezón de la piel. Nunca tire aire tibio o caliente dentro del yeso.
  • No coloque polvos ni lociones dentro del yeso.
  • Cubra el yeso durante las comidas para evitar salpicaduras.
  • Controle que no se introduzcan juguetes u objetos pequeños dentro del yeso.
  • Coloque el yeso a una altura superior que la del corazón para disminuir la hinchazón.
  • No utilice la barra de abducción del yeso para levantar o cargar al bebé.

¿Cuándo debe llamar al médico de su bebé?

Comuníquese con el médico u otro profesional de la salud si su bebé manifiesta uno o más de los siguientes síntomas:

  • fiebre
  • aumento del dolor
  • aumento de la hinchazón por sobre o debajo de los extremos del yeso
  • drenaje u olor desagradable del yeso
  • dedos de los pies fríos

Perspectivas a largo plazo para un bebé con displasia del desarrollo de la cadera:

A pesar de que los exámenes de detección de DDC del recién nacido permiten detectar el trastorno de cadera precozmente, se pueden conseguir resultados muy satisfactorios si se comienza el tratamiento inmediatamente después del nacimiento. Muchos bebés mejoran con el arnés de Pavlik, la tracción y, o la colocación de un yeso. Sin embargo, se pueden necesitar intervenciones quirúrgicas adicionales ya que la luxación de cadera puede reaparecer a medida que el niño crece y se desarrolla. Si el trastorno no se trata, es posible que el bebé presente una diferencia en la longitud de las piernas y que cojee.

Artículo del blog sobre displasia congénita de cadera.

 

Suma y Sigue. 50 nuevos medicamentos sometidos a repago.

Una vez más y sin hacer ruido, nos llega la noticia de que el Ministerio de Sanidad ya tiene preparada una lista de medicamentos que saldrá del sistema público de sanidad y pasarán a ser “semiprivados”, los pacientes que necesiten tomarlos, deberán pagar de su bolsillo parte del coste del medicamento.

Hace ya más de un año, nos retiraron infinidad de medicamentos (iban a ser sustituidos por algo natural), con la excusa de que eran medicinas para problemas menores, poco usados y de bajo coste (Ahora casi han duplicado su precio), ahora que estamos hablando de medicamentos para tratar patologías graves, crónicas y carísimas, como pueden ser VIH o Hepatitis, ¿con que nueva excusa nos sorprenderán?.

¿Llegaremos a una situación a la de los países del tercer mundo, donde la gente muere por docenas por no poder pagar los tratamientos?. Desde luego, el farmaciaadelgazamiento de los gastos de la administración pública es indudable, entre lo que están quitando, la gente que está emigrando (movilidad geográfica, para el gobierno) y los que van a morir por las carencias del sistema sanitario, habrán muchos menos pensionistas y muchos menos prejubilados. Así se hace si señor. Al salto la noticia completa, publicada en eleconomista.es

Sanidad aplicará desde octubre el copago a 50 fármacos para enfermedades graves.

Los medicamentos de dispensación ambulatoria en el hospital, es decir aquellos que “sin tener la calificación de uso hospitalario” solo se dispensan a pacientes no hospitalizados en los servicios de farmacia de los hospitales, quedarán sometidos a partir del 1 de octubre para su dispensación al copago farmacéutico, con un límite de aportación reducida. Consulte aquí la lista de medicamentos publicada en el BOE (.pdf)

La aportación del usuario a dichos medicamentos, que estaban exentos del copago, será de un 10% del PVP del medicamento, con un máximo actualmente fijado en 4,20 euros, de acuerdo a la Resolución de 21 de enero de 2013, de la Dirección General de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia.

 

En total en el BOE se recogen 157 presentaciones farmacológicas de  poco más de 50 medicamentos que, según señala, “cumplen con las condiciones para ser considerados de aportación reducida, al tratarse de medicamentos de elección en el tratamiento de enfermedades graves o crónicas, y estando limitada su dispensación, en el ámbito del SNS, a los pacientes no hospitalizados en los servicios de farmacia de los hospitales”.

Desde Sanidad explican a Europa Press, que no se incluyen los medicamentos de uso hospitalario, como es el caso de los antirretrovirales que, por lo tanto, “no tendrán aportación” por parte del paciente.

La resolución del 10 de septiembre de 2013, de la Dirección General de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia, que publica este jueves el Boletín Oficial del Estado (BOE), es una medida ya se anunció hace unos meses y que viene motivada por la necesidad de que todas las CCAA, “que son las que lo tienen que ponerla en vigor”, utilicen la asignación de aportación reducida para estos fármacos.

“Se ha comprobado que no todos los fármacos dispensados tenían esta consideración y antes de que las CCAA lo pongan en vigor el Ministerio de Sanidad lo que hace es asegurarse que todos los medicamentos serán de aportación reducida”, han añadido.

Entre los fármacos incluidos se encuentra medicamentos para retrasar la progresión en cáncer de mama avanzado como el ‘Afinitor’ o el ‘Tyverb’, para tratar el cáncer de riñón avanzado o extendido a otros órganos como el ‘Votrient’; o para en el tratamiento de tumores cerebrales como el ‘Temodal’; además de otros tantos fármacos prescritos para la leucemia mieloide crónica (LMC), el tratamiento de tumores malignos no resecables y/o metastásicos del estroma gastrointestinal (GIST), para reprodución asistida, la artritis reumatoide, la degeneración macular o la hepatitis C crónica, entre otros.

Además, se incluye dentro de la lista el sistema intrauterino liberador de levonorgestrel (SIU-LNG) ‘Mirena’, que es un sistema anticonceptivo; y, por otro lado, ‘Lactest’ indicado para diagnóstico de la intolerancia a la lactosa.

“Si el medicamento cuesta 30 euros la aportación será de 3 euros, pero si el medicamento cuesta 100 euros la aportación no será más de 4,20 euros porque ese es el tope”, añaden.

En el caso excepcional de que no ajuste al envase comercial, el cálculo de la aportación se realizará de forma proporcional a la medicación dispensada. De esta forma, el cálculo de la aportación reducida en estos supuestos será el 10% del PVP del medicamento dispensado hasta un máximo de 4,20 euros por envase, y sobre la aportación que corresponda a la dispensación del envase completo, se calculará la proporción que corresponda a la medicación dispensada.

En el motivo de la resolución, recuerda que “las características de gravedad y cronicidad de las patologías en que están indicados los medicamentos”, que ahora serán incluidos en la aportación farmacéutica, “aconsejan que la aportación por parte del beneficiario sea reducida pues de otro modo se producirían situaciones de inequidad por comparación a los medicamentos de aportación reducida que se dispensan habitualmente en las oficinas de farmacia”.

De este modo se cumple el Real Decreto-ley 28/2012, de 30 de noviembre, de medidas de consolidación y garantía del sistema de la Seguridad Social, con el objeto de equiparar las dispensaciones mediante receta médica y orden de dispensación hospitalaria a efectos de la aportación de los usuarios y sus beneficiarios en la prestación farmacéutica ambulatoria.

En su gran mayoría, se trata de medicamentos que sin tener la calificación de uso hospitalario tienen establecidas reservas singulares en el ámbito del SNS consistentes en limitar su dispensación a los pacientes no hospitalizados en los servicios de farmacia de los hospitales, pero pertenecen a grupos terapéuticos considerados de aportación reducida.

No obstante, añade la disposición, “algunos de ellos pertenecen a grupos terapéuticos que no la tienen asignada. En estos casos, aunque sean medicamentos que cumplían las condiciones para ser considerados de aportación reducida, no había resultado necesario su reconocimiento expreso dado que estos tratamientos estaban exentos de aportación”.

Fractura de Miembros Inferiores: Fractura de Tibia.

La tibia es un hueso largo que soporta el peso del cuerpo. El extremo que se articula con el fémur es ancho y tiene los cóndilos medial y lateral o superficies tibia_y_peroneglenoideas que se articulan con los cóndilos del fémur. Tiene una cara superior plana el “platillo tibial” que se compone de los 2 cóndilos y de una eminencia entre los cóndilos nombrada “eminencia intercóndila”. Esta eminencia encaja en la fosa intercondílea del fémur como una pieza de rompecabezas, su cóndilo lateral se articula con el peroné, por medio de la carilla articular peroneal.

Su borde anterior cuenta con la tuberosidad tibial que es la cresta que se puede tocar por debajo de la piel.

En su parte inferior tiene el maléolo medial que es la parte ensanchada que también se puede palpar y es el sitio de unión con el astrágalo. Entre la tibia y el peroné esta la membrana interósea. En la cara posterior de la tibia esta la línea sólea, que es el lugar de inserción para el músculo sóleo.

Se encuentra en la parte anterior e interna de la pierna, paralela y a un lado del peroné. Se articula con el fémur por arriba. Con el astrágalo por abajo y con el peroné por fuera y arriba.

Fragmento de Wikipedia.

Consideraciones importantes sobre la tibia:

  • La tibia, destinada a soportar la carga del peso, tiene extensas áreas desprovistas de inserciones musculares, lo que determina una pobreza vascular; sobre todo ello es notorio en la mitad distal del hueso.
  • El rasgo de fractura del 1/3 medio o distal, con frecuencia compromete la arteria nutricia del hueso, agravando aún más el déficit vascular.
  • La metáfisis inferior presenta una vascularización aún más emprobrecida, si consideramos que a ese nivel la arteria nutricia está terminando en su distribución, y a ella no alcanza la vascularización epifisiaria distal.
  • Está recubierta por cara antero-interna sólo por el tegumento cutáneo. El rasgo de fractura oblícuo o helicoidal, con suma frecuencia desagarra la piel como un cuchillo.
  • Con frecuencia la fractura es el resultado de un traumatismo violento y directo; sorprende a la piel contra el plano óseo, duro, subyacente. Se desgarra la piel y se fractura el hueso.
  • La acción de los músculos de la pierna es muy poderosa. En caso de fracturas de rasgo oblícuo o helicoidal (inestables), los músculos ejercen una acción contracturante intensa; ello determina que estas fracturas sean de muy difícil reducción y extremadamente inestables.
  • La membrana interósea, fuerte septum fibroso, fijo a la tibia y peroné desde sus extremos superior al inferior, le confiere una fuerte fijeza a los fragmentos de fractura, limitándose su desplazamiento axial y lateral.Sobre esta concepción anátomo-funcional se sustenta la seguridad de la estabilidad recíproca entre los fragmentos de fractura entre sí y con el peroné.

    La firme solidaridad conferida a los extremos óseos por la membrana interósea, cuando queda intacta después de la fractura, es lo que le confiere la mayor confiabilidad al procedimiento terapéutico preconizado por Sarmiento.

Clasificación de las fracturas:

Se las clasifica desde 3 puntos de vista:

1. Según su localización:

  • del tercio superior.
  • del tercio medio.
  • del tercio inferior.

2. Según su mecanismo:

  • por golpe directo.
  • por mecanismo indirecto.
  • por torsión.
  • por cizallamiento.
  • por flexión.
  • por compresión.

3. Según la anatomía del rasgo:

  • Transversales – rasgo único

transversa tibia

  • Oblícuas – rasgo doble

oblicua tibia

  • Espiroídeas. (con torsión).

espiroidea tibia

  • Conminutas – con estallido

conminuta tibia

4. Según hayan sido provocadas por un traumatismo de:

  • Baja energía.
  • Alta energía.

Cuadro Clínico:

Con frecuencia se encuentran presentes todos los síntomas y signos propios de las fracturas, por lo cual, en la mayoría de los casos, el diagnóstico fluye desde la simple inspección:

  • Dolor intenso.
  • Impotencia funcional, aunque el peroné esté indemne.fractura tibia1
  • Edema.
  • Equímosis.
  • Crépito óseo con los intentos de movilizar la pierna.
  • Frecuente desviación de los ejes: angulación y rotación del segmento distal.
  • Movilidad anormal de los fragmentos.
  • Bulas, generalmente de contenido sanguinolento: son indicio casi seguro de una fractura, generalmente de graves caracteres.

Por ello, el diagnóstico de la fractura misma es fácil, sin tener que recurrir a maniobras semiológicas, que debieran ser proscritas por dolorosas y peligrosas: movilización de los fragmentos buscando crépito óseo, o movilidad de los fragmentos.

El examen debe completarse buscando posibles lesiones vasculares (signos de isquemia distal), neurológicas o compromiso de la piel (fractura expuesta de primer grado: lesión puntiforme de la piel).

Examen Radiográfico:

Debe ser realizado de inmediato.

Exigencias

  • Placa grande (30 x 40 cm) que permita el examen de toda la tibia, incluyendo por lo menos una articulación (rodilla o tobillo) e idealmente las dos.
  • Proyección antero-posterior y lateral.
  • Correcta técnica radiográfica.

La semiología radiográfica permite investigar:Rx. Tibia

  • Estado biológico del esqueleto.
  • Nivel de la fractura.
  • Anatomía del rasgo: único, múltiple, conminución, dirección, forma, etc.
  • Compromiso del peroné.
  • Desviación de los fragmentos.

Los datos referidos son esenciales para configurar el pronóstico y el plan terapéutico. De este modo tenemos con frecuencia:

  • Rasgo transversal o ligeramente oblícuo: propio de fractura por golpe directo, estable y de fácil tratamiento ortopédico.
  • Rasgo espiroídeo: producido por un movimiento de torsión o rotación de la pierna con pie fijo (o viceversa), ubicadas generalmente en la unión del 1/3 medio con el distal; de muy difícil reducción, inestables; los extremos óseos suelen encontrarse desplazados y amenazan perforar la piel.
  • Rasgo múltiple: generando una fractura conminuta; se produce habitualmente por un traumatismo directo, muy violento; por ello con mucha frecuencia va acompañada de grave contusión de partes blandas, extensos hematomas, erosiones de la piel o exposición de los fragmentos.
  • Rasgo en ala de mariposa, que configura un tercer fragmento.

Tratamiento:

De manera sencilla lo vamos a resumir así para conocer las posibilidades terapéuticas sin entrar en demasiados detalles médicos que complicarían la explicación:

El tratamiento depende de la gravedad de la lesión. El tratamiento incluye:fijador externo

  • Poner las piezas del hueso en su lugar, lo cual puede requerir anestesia y/o cirugía
  • Mantener las partes unidas mientras se recupera el hueso

Los dispositivos que pueden utilizarse para sostener el hueso en su lugar mientras se recupera son:

  • Un yeso (se puede usar con o sin cirugía)
  • Una placa de metal con tornillos (requiere cirugía)
  • Tornillos únicamente (requieren cirugía)
  • Una varilla colocada en la mitad inferior del hueso (requiere cirugía)
  • Clavos metálicos a través del hueso con un marco que los sostenga desde afuera del hueso (requiere cirugía)
  • Fijadores Externos (requiere cirugía)

Rehabilitación y Pronóstico:

Primera fase

  1. El enfermo puede empezar a caminar con apoyo en 2 bastones (sin apoyo del yeso) desde el día siguiente de la reducción.
  2. Si no camina, debe permanecer en cama, con la pierna elevada.
  3. A los 7 a 10 días, el riesgo del edema prácticamente ha desaparecido y ya no es necesario mantener la pierna elevada.
  4. Controlar la práctica de los ejercicios de cuádriceps, cadera y movimiento de los dedos del pie.
  5. El estado del paciente y el estado del yeso, deben ser controlado cada 7 a 10 días.
  6. Así se mantiene por 3 a 5 semanas. Transcurrido este lapso se da comienzo a una segunda fase en el tratamiento.
  7. Nuevo control radiográfico.

Segunda fase

Transcurridas 4 a 5 semanas:

  1. Se saca el yeso. Aseo de la pierna; examen del estado de la piel.
  2. Control clínico de la estabilidad del foco de fractura. No debe olvidarse que es el examen clínico y no el aspecto radiográfico del foco de fractura, el que da una más fiel información respecto al progreso de la consolidación.
  3. Radiografía: de control sin yeso.
  4. Colocación de nuevo yeso, siempre en tres tiempos, como fue colocado la primera vez.
    • Taco de marcha.
  5. Nueva radiografía de control, una vez fraguado el yeso.
  6. Corrección de desviaciones de eje si las hubiera.
  7. Si el grado de estabilidad clínico del foco de fractura confiere confianza en cuanto a su solidez, puede autorizarse la marcha con apoyo de bastones. Si así no ocurriera, no se autoriza la marcha hasta el próximo control.

En estas condiciones, caminando con apoyo del yeso, con ayuda de bastones, se mantiene hasta cumplir 3 meses de tratamiento.

Tercera fase

Cumplidas las 12 semanas:

  1. Se retira el yeso.
  2. Aseo y examen del estado trófico de la piel.
  3. Control clínico del grado de solidez y estabilidad del foco de fractura.
  4. Radiografía de control.

Según sea de confiable clínicamente el callo óseo, complementado por la información radiográfica, se procede:

  1. Retiro definitivo del yeso.
  2. Deambulación controlada con apoyo de bastones.
  3. Venda elástica.
  4. Rehabilitación controlada de movimientos de rodilla, tobillo, pie y ortejos.
  5. Rehabilitación controlada de cuádriceps.
  6. Control clínico cada 10, 15, 20 y 30 días, hasta su recuperación completa.
  7. Control radiográfico a los 30 y 60 días de sacado el yeso.

Por supuesto se trata de un protocolo de actuación que puede y debe ser adaptado a cada paciente dependiendo de diversos factores (gravedad de la lesión, edad del paciente, estado general, otras patologías…)

La completa recuperación se produce de 3 a 5 meses. En estos plazos, y siempre y cuando se haga rehabilitación con fisioterapia acorde, se logra la consolidación radiográfica de la fractura y la desaparición del dolor al exigir esa pierna. Es común en este tipo de fracturas la aparición de retardo de la consolidación. Al momento del pronóstico, es importante tener en cuenta el tipo de fractura, y la edad y estado del paciente.

El desenlace de esta lesión dependerá del tipo de fractura y del compromiso del paciente hacia el tratamiento elegido. Siempre es importante la rehabilitación precoz con fisioterapia para evitar rigideces, gonalgias o talalgias y gestos motores inadecuados.

 

Posibles Complicaciones:

Complicaciones inmediatas

  • Shock traumático: Determinado por el dolor y la hemorragia en el foco de fractura; debe considerarse que fracturas como de diáfisis femoral o pelvis, son capaces de generar una hemorragia en el foco de fractura, que puede llegar a 1, 2 ó más litros de sangre, generando una anemia aguda y shock hipovolémico.
  • Lesiones neurológicas: Por compromiso de troncos nerviosos, sea por la contusión que provocó la fractura o directamente por los extremos óseos desplazados que comprimen, contusionan, elongan o seccionan el nervio. Son clásicos los ejemplos:
  • Lesión del radial en fractura de la diáfisis humeral.
  • Lesión del ciático poplíteo externo en fractura del cuello del peroné. Lesión de la médula espinal en fractura de columna.
  • Lesiones vasculares: Una arteria puede sufrir lesiones de diversa naturaleza. Cualquiera que sea, el compromiso vascular debe ser detectado precozmente y resuelto de inmediato. Ignorar la complicación o descuidar su evolución, genera el peligro inminente de necrosis músculo-aponeurótica (necrosis isquémica de Volkman) o gangrena del segmento distal al daño arterial.
  • Espasmo arterial traumático: Sea por la contusión que provocó la fractura, por los extremos óseos desplazados o por un tercer fragmento proyectado sobre la arteria.
  • Contusión arterial: Con trombosis por ruptura de la íntima, que genera además un espasmo que agrava aún más el problema circulatorio. Compresión, desgarro o sección de la pared de la arterial que determina déficit vascular distal con gangrena de la extremidad. Pseudo-aneurisma (hematoma pulsátil), fístula arteriovenosa. Son clásicos ejemplos de lesiones arteriales:
  • Lesión del tronco femoral por fractura de la metáfisis distal del fémur, desplazando hacia dorsal por acción de los gemelos.
  • Lesión de la arteria tibial posterior por fractura de la metáfisis superior de la tibia, desplazada hacia dorsal.
  • Lesión de la arteria humeral por fractura supra-condílea del húmero.
  • Fractura expuesta: Que lleva implícito el riesgo inminente de la infección del foco de fractura.
  • Alteraciones de la consolidación: Son dos los estados que pueden entorpecer la evolución del proceso reparativo de una fractura:
  • El retardo de la consolidación.
  • La pseudoartrosis.

Son dos procesos diferentes, tanto en su fisiopatología, evolución, pronóstico y tratamiento.
Pero las complicaciones más frecuentes derivadas de la propia fractura, como tales, son las siguientes:

  • Retraso o defectos en la consolidación: Puede existir una consolidación lenta o una consolidación defectuosa, o incluso una consolidación en mala posición, o con acortamiento, con lo que el miembro fracturado no recuperará toda su función.
  • Rigidez articular: Es una complicación frecuente, debida a la inmovilización prolongada de las articulaciones colindantes con la fractura. Estas articulaciones anquilosadas suelen necesitar de ejercicio y rehabilitación para recuperar toda su movilidad. En ocasiones aparecen zonas de miositis osificante , que son zonas de músculo que se transforman en hueso alrededor del foco de fractura, impidiendo un correcto funcionamiento muscular. Se produce más frecuentemente en el codo, aunque también en el hombro, cadera y rodilla.
  • Osteítis y osteomielitis: Son infecciones del hueso, más frecuentes en las fracturas abiertas (aunque raro, también pueden aparecer en fracturas cerradas, por diseminación de los gérmenes a través de la sangre).
  •  Formación de un callo óseo: (Proceso normal de consolidación de una fractura) excesivamente grande, que puede comprimir las estructuras vecinas, causando molestias más o menos importantes.
  • Lesiones de los vasos sanguíneos: Que pueden dar lugar a trombosis arteriales, espasmos vasculares y a la rotura del vaso, con la consiguiente hemorragia. Este tipo de lesiones puede provocar también gangrena seca, debida a la falta de irrigación del miembro afectado.
  • Estiramientos, compresiones y roturas nerviosas, que se pondrán de manifiesto con trastornos de la sensibilidad y alteraciones de la motilidad y la fuerza musculares.
  • Cuando la fractura ha sido articular, puede dejar como secuelas: artritis, artrosis y rigidez posterior de la articulación.
  • Las fracturas que afectan al cartílago de crecimiento en los niños pueden ocasionar la detención del crecimiento del hueso fracturado.
  • Infección de la zona fracturada, cuando en ella se ha producido herida.

Complicaciones tardías

  • Enfermedad tromboembólica.
  • Retracción isquémica de Volkman.
  • Atrofia ósea aguda de Südeck.
  • Necrosis ósea avascular.

Bibliografía:

http://www.ecured.cu/index.php/Fractura_diafisaria_de_la_tibia#Complicaciones

http://escuela.med.puc.cl/publ/OrtopediaTraumatologia/Trau_Secc01/Trau_Sec01_45.html

http://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/Lesiones/lesion-osea/fractura-de-tibia.html

http://www.serviciodepromociondelasalud.es/articulos/157-fracturas-de-tibia-y-perone-rehabilitacion

http://www.med.nyu.edu/content?ChunkIID=103493

Fracturas de la rodilla. Fractura de Rótula.

La rótula corresponde al grupo de huesos cortos (patella, de rotula, ruedecilla) (aunque su término más actual y correcto es “patela”) es un hueso de la rotulapierna, siendo el sesamoideo (debido a que está envuelto por el tendón distal del cuadriceps crural) más grande del cuerpo humano. Se encuentra en número par y es un hueso constante. Es corto, esponjoso en forma de triángulo curvilíneo con dos caras, anterior y posterior, una base, un vértice y dos bordes laterales.

Se encuentra en la parte anterior de la rodilla. Su vertice se articula con el fémur. La rótula es un hueso plano y redondeado que se encuentra incluido en el tendón terminal del músculo cuadriceps femoral y está situado por delante de la extremidad inferior del fémur

Actualmente la anatomía comparada lo relaciona como un remanente de un olecranon femoral primitivo como los presentes en los primates menores.

Pueden considerarse en él una cara anterior, una cara posterior, la base, el vértice o apex y dos bordes laterales.

Fracturas de la rótula:

La fractura de la rótula es observada frecuentemente en los servicios de urgencia. Su comportamiento varía en función de la intensidad del trauma. Hay que recordar que la rótula además de desempeñar un papel importante como parte del mecanismo extensor de la rodilla, es un verdadero “parachoque” de la articulación femorotibial.

El desarrollo tecnológico y avance en los medios de transporte, sumado al incremento de la práctica deportiva sobretodo en pacientes con edades cada vez más avanzadas, son los responsables de un incremento en la incidencia de esta fractura respecto a hace algunos años. Por su frecuencia y secuelas invalidantes que resultan de esta lesión, se hace necesario tratarlas rápidamente con un diagnóstico certero.

Clasificación:

Se clasifican según el rasgo de fractura en:rotula1

  • Fractura de rasgo transversal.
  • Fractura conminuta.
  • Fractura de rasgo longitudinal.
  • Mixta.
  • Osteocondral.

Las fracturas de rasgo transversal son las más frecuentes y en ellas predomina un traumatismo indirecto en el cual, además de la fractura de rótula, se produce un importante desgarro lateral de los alerones de la rótula, separándose los fragmentos fracturados, por la contracción del cuádriceps. El rasgo puede comprometer el tercio medio (lo más frecuente), el tercio inferior, que corresponde a las fracturas del vértice inferior de la rótula, o el tercio superior, que son las menos frecuentes de este grupo.

Las fracturas conminutas obedecen a un traumatismo directo, produciendo un estallido de la rótula, al cual también puede combinarse una fuerte contracción del cuádriceps, que separa los fragmentos.

Las fracturas de rasgo longitudinal son las menos frecuentes, y pueden producirse en el medio de la rótula, o como fracturas marginales.

La combinación de fracturas de rasgo transversal y conminuta son frecuentes; especialmente la conminución es del tercio inferior de la rótula.

La fractura osteocondral hace referencia a la afectación esencial del cartílago articular.

Clínica:

El cuadro clínico está determinado por el traumatismo. Al examen encontramos una rodilla aumentada de volumen por la hemartrosis (sangre dentro de lahematrosis articulación, sospechoso de fractura articular); si los fragmentos están separados se palpará una brecha entre ambos. Como hay una discontinuidad del aparato extensor, el enfermo no puede levantar la pierna extendida. Puede haber equímosis por extravasación de la hemartrosis hacia las partes blandas alrededor de la articulación. En caso de ser necesaria una artrocentesis por la hemartrosis a tensión, puede aspirarse sangre con gotas de grasa.

Por tanto, encontramos una rodilla aumentada de volumen, dolor, impotencia funcional, posible deformidad observable y palpable y probable sangrado intraarticular. Se confirmará el diagnóstico con radiografías.

Exploraciones Complementarias:

Las proyecciones estándar anteroposterior y lateral demostrarán el diagnóstico de la fractura. Ocasionalmente pueden ser necesarias proyecciones oblícuas o axiales para demostrar fracturas longitudinales, marginales o fracturas osteocondrales.

fractura_rotula_02

Tratamiento:

Tendrán indicación de tratamiento ortopédico las fracturas no desplazadas. Inmovilización con rodillera de yeso por 4 semanas, seguido de rehabilitación con ejercicios de cuádriceps, y eventual vendaje elástico.

Las fracturas con separación de fragmentos serán de indicación quirúrgica, con el objeto de reducir los fragmentos y fijarlos, logrando una superficie articular rotuliana anatómica. La fijación se puede realizar con cerclaje metálico (lo más habitual), con un sistema de obenque o con tornillos. Deberá repararse la ruptura de los alerones y se mantendrá la rodilla inmovilizada por 3 a 4 semanas. Es muy importante iniciar precozmente los ejercicios de cuádriceps.

En pacientes de mayor edad o en fracturas del tercio inferior conminuta, estará indicada la patelectomía parcial o total, para evitar una artrosis patelofemoral.

Cirugía Rótula:

Se prefiere una incisión longitudinal en la cara anterior de la rodilla afectada proporcionando así una excelente visión de la rótula, del aparato extensor proximal y distal y de la articulación si fuera preciso Cerclaje de alambre como bandas de tensión.

cerclaje rotula

Es el método ideal para el tratamiento de las fracturas transversales de rótula sin conminución basándose en el principio de convertir las fuerzas de tensión en fuerzas de compresión. Este método sirve de sostén en fracturas conminutas aportando la estabilidad necesaria para una correcta consolidación.

Osteosíntesis con tornillos canulados

Está indicada en fracturas transversales o longitudinales sin conminución (fracturas con muchos fragmentos) en aquellos pacientes con buena calidad ósea.

Numerosos estudios consideran que los tornillos interfragmentarios combinados con el cerclaje mejoran significativamente la estabilidad de la fractura si se compara con la utilización de manera aislada de cualquiera de estos métodos. Actualmente se utiliza la visión artroscópica para el diagnóstico de lesiones osteocondrales y para el control de la reducción y posterior osteosíntesis de la fractura. Para la fijación de los fragmentos osteocondrales se pueden emplear agujas biodegradables que no necesitan ser retirados posteriormente.

En las fracturas conminutas se procura la simplificación de la fractura para conseguir un estatus de fractura transversa y lograr una osteosíntesis con bandas de tensión o una osteosíntesis estable.

 Patelectomía parcial

Consiste en retirar una porción de rótula, esta técnica está indicada en los casos en los que no resulta posible la osteosíntesis.

Patelectomía total

Cuando existe un grado tal de destrucción de la rótula que resulta imposible su reconstracción y la del aparato extensor de la rodilla, se considera esta posibilidad, quitar la rótula en su totalidad.

Pronóstico y complicaciones:

De forma objetiva los resultados del tratamiento son buenos o excelentes con los tratamientos  conservadores, en los casos menos graves. Los resultados de las personas sometidas a cirugía con uso de cerclajes, que no se recuperan sin mayores complicaciones está en torno al 80%.

Conforme más complicada es la fractura y requiere de tratamientos más agresivos, patelectomías parciales o totales, el grado de éxito de va reduciendo.

Estas son algunas de las complicaciones más frecuentes.

• Rigidez articular: Probablemente la complicación más frecuente, se producen adherencias de los tejidos por la falta de movilidad y la inflamación.  Un programa de fisioterapia enérgica con movilizaciones articulares, cinesiterapia tanto de rodilla en flexión y extensión como movilizaciones laterales y rotula2longitudinales de rótula. Si fuera necesario, en casos de adherencias graves, se harán bajo anestesia, en el ámbito hospitalario.

• Pérdida de reducción: se registra hasta en un 20% de las fracturas intervenidas. Puede ser consecuencia de una técnica quirúrgica inapropiada, mala calidad ósea, movilización activa precoz o pacientes poco colaboradores. La inmovilización hasta que consolide la fractura suele ser suficiente aunque puede ser necesario reintervenir al paciente si el desplazamiento y la incongruencia articular son inaceptables.

• Intolerancia al material de osteosíntesis: muy frecuente al utilizar los cerclajes de alambre, ya que provocan irritación capsular, tendinosa o dérmica. La retirada del material alivia los síntomas y llega a ser necesaria en un 15% de estos casos.

• Pseudoartrosis: se observa en un 3% del total de las fracturas de rótula, incluyendo las tratadas ortopédica y quirúrgicamente. Cuando el desplazamiento supera los 4 mm, sobre todo en pacientes jóvenes, se debe considerar una revisión quirúrgica y valoración del cartílago articular para decidir qué técnica emplear.

• Infección: es una complicación derivada del tratamiento quirúrgico y de las fracturas abiertas. La terapia antibiótica, el desbridamiento amplio y el lavado de la herida es el tratamiento de elección.

• Artrosis postraumáticas: la artrosis y el dolor femoro-rotuliano son complicaciones tardías como consecuencia del daño articular en el momento de la fractura o la incongruencia residual tras el tratamiento.

Recomendaciones Adicionales:

  • Se recomienda utilizar calzado cómodo, cerrado y que sujete el pie.
  • Procure evitar las caídas preparando el domicilio antes de la cirugía: retirar alfrombras y cables, añadir sujeciones en el baño…
  • Debe caminar ayudado/a de andador/muletas que le permitan realizar una descarga del 50% de su peso sobre la rodilla operada durante las 2 primeras semanas.
  • Dentro de su inmovilización es importante realizar ejercicios de contracción muscular.
  • Al menos 6 veces al día debe practicar ejercicios movilizando las articulaciones que han dejado libre su articulación.
  • Una vez se retire la inmovilización, es importante realizar ejercicios de flexo-extensión (doblar y estirar) desde una postura de sedestación (sentado) sobre un plano duro y dentro del rango de movimiento que le permita su inmovilización. Sirven los ejercicios que podemos encontrar en: Ejercicios de Rodillas y Rehabilitación tras Prótesis Total de Rodilla
  • Estará más cómodo sentado en sillas altas.
  • Al menos 2 veces al día, deberían practicarle un suave masaje en los miembros inferiores desde el tobillo hasta la ingle si se lo permite su inmovilización.
  • No es aconsejable el encamamiento prolongado.
  • Es necesario mantener un buen nivel de higiene personal.
  • No debe olvidar cumplir la pauta medicamentosa que se le ha prescrito.

Vigile:

  • Si los dedos están azules, pálidos o fríos.
  • Si aparece enrojecimiento o secreción por la herida.
  • Si aparece en el miembro operado sensación de adormecimiento, pinchazos como de agujas y hormigueo.
  • Si tiene fiebre (Tª mayor de 38ºC).
  • Si presenta dolor creciente y constante que no mejora aún cuando toma los analgésicos pautados.

Webs consultadas:

Fracturas por estrés, ¿Que son? ¿Como se producen?

Se considera fractura a la falta de continuidad en una estructura ósea. En la mayoría de los casos, estas fracturas son consecuencia de acciones traumáticas. En el caso de las fracturas por estrés, el resultado viene dado por una reiteración prolongada y repetitiva de fuerzas o micro traumatismos de bajo impacto.

El tejido óseo se compone fundamentalmente de colágeno, un material visco elástico orgánico. Este material responde a las agresiones externas recomponiendo los daños producidos. Si las agresiones son demasiado consecutivas, los daños superan la capacidad reparadora de este material. Es entonces cuando se rompe el equilibrio destrucción-reparación, y se crea una fractura por estrés.

Mecanismo de lesión de una fractura por estrés

Este tipo de afectación se puede dividir en dos vertientes claramente diferenciadas dependiendo del origen de su producción.

Fracturas por debilidad

En este grupo se ajustan los modelos de lesión cuyo origen viene dado por deficiencias óseas inherentes. Pacientes con osteoporosis son proclives a presentar esta lesión debido a una pérdida en la densidad mineral del hueso; las mujeres, a consecuencia de anomalías en el proceso menstrual (oligomenorreas o amenorreas), y la 3ª edad, también son más vulnerables por la misma causa. En niños, es frecuente encontrar fracturas por estrés asociadas a los cartílagos de crecimiento.

Fracturas por fatiga

Estas lesiones se producen en un hueso como resultado de una exagerada y continuada actividad muscular realizada de manera repetitiva. El incremento defracturaestres actividad muscular hace que el hueso responda con un proceso de regeneración e incremento, pero hay una etapa transitoria de recarga ósea en la que el hueso es relativamente débil y vulnerable a este tipo de fracturas, debido al desequilibrio existente entre la resistencia ósea disminuida y el aumento de la fuerza y tono muscular.

Los grupos más predispuestos a padecer este tipo de fracturas son fundamentalmente los deportistas y personas de actividad física continua. Entre los deportistas existen factores comunes a la aparición de esta dolencia:

  • Incremento desordenado de la duración, intensidad o frecuencia de la actividad.
  • Inadecuado período de descanso entre los esfuerzos.
  • No respetar una etapa de adaptación gradual a las cargas tras una etapa sin actividad.
  • Cambios bruscos en la superficie de realización de la actividad (el paso de superficies blandas a más duras)
  • Alteraciones en los gestos técnicos deportivos.

Síntomas de una fractura por estrés

Habitualmente, una fractura por estrés viene acompañada de dolor unido con la actividad, y por lo tanto, que cede con el reposo del miembro afectado. Con la actividad continua y la consecuente fractura ósea, el dolor usualmente se vuelve constante. Los síntomas a menudo se presentan por dos a tres semanas, pero pueden llegar a complicarse hasta cinco semanas o más. Los resultados del examen físico y la palpación arrojan dolor localizado, edema, aumento de temperatura y eritema.

Para un diagnóstico acertado de una fractura por estrés, se debe realizar una completa exploración biomecánica, buscando principalmente desequilibrios musculares, debilidad, rigidez o disimetrías si la lesión se haya en miembros bilaterales.

La localización de este tipo de lesiones es especialmente difícil, ya que se suele confundir con lesiones musculares comunes (tendinitis, sobrecargas, etcétera). Por ello, el historial deportivo del paciente y su actividad diaria, tanto deportiva como laboral, puede ayudar a su detección. El diagnóstico temprano es esencial para evitar complicaciones y lograr un retorno deportivo lo antes posible.

Entre los estudios utilizados para diagnosticar las fracturas por estrés se encuentran:

  • Radiología: poco efectiva para realizar un diagnóstico temprano, ya que detecta cambios óseos evidentes y en forma tardía.fracturaestres2
  • Centello grama óseo con tecnecio 99: estudio de medicina nuclear con alta sensibilidad para captar zonas de alto intercambio osteo-cálcico.
  • Resonancia magnética: muy útil para el diagnóstico precoz evidenciando áreas de edema óseo medular, así como partes blandas adyacentes.
  • TAC: es el método de más alta especificidad, por la definición de la estructura ósea y resolución espacial.

Tipos de fracturas por estrés

Los deportistas son el rango de la sociedad con mayor posibilidad de sufrir este tipo de lesiones. Por el origen y el mecanismo de producción, las fracturas por estrés nacen en función de la actividad que se desarrolle, de esta forma se puede hacer una clasificación según el deporte practicado y sus estructuras más expuestas:

  • Voleibol: tibia, metatarso y cúbito.
  • Danza o fútbol: metatarso.
  • Maratonistas: tibia, metatarso y pelvis.
  • Baloncesto: primera costilla.
  • Golf: costillas inferiores.

Por otro lado, las fracturas por estrés también pueden ser catalogadas siguiendo criterios específicos: la zona afectada, el tiempo de curación, la posibilidad de complicaciones como retraso de consolidación, pseudo artrosis o soldado de fractura en casos de lesiones parciales. En función de estos criterios se pueden clasificar en dos grandes grupos:

Fracturas de bajo riesgo

Tienen un pronóstico favorable, tratadas con la simple rescisión de la actividad. Por ejemplo: extremidad superior (clavícula, escápula, húmero, cúbito, radio, escafoides, metacarpianos…), costillas, vértebras lumbares, pelvis, fémur (diáfisis), tibia (diáfisis), peroné, calcáneo.

Fracturas de alto riesgo

Mayor posibilidad de retardo de consolidación o pseudo artrosis, especialmente si el diagnóstico es tardío. Por ejemplo: fémur (cuello), tibia (maléolo tibial), astrágalo, escafoides tarsiano, metatarsiano (base).

fracturaestres1

Tratamiento de una fractura por estrés

A grandes rasgos, el tratamiento consiste en separar al paciente de su actividad deportiva e identificar y corregir los factores predisponentes. Posteriormente, de acuerdo a cada fractura en particular, hay que evaluar la conveniencia o no de inmovilizar la zona afectada. El protocolo ante este tipo de lesiones se focaliza en realizar actividades de bajo o nulo impacto como las que se realizan en piscina. La realización de ejercicios en gimnasio también favorece la recuperación de estas fracturas, ya que no implican traumatismo para la estructura ósea dañada.

Paralelamente se avanza en la rehabilitación fisioterapéutica hasta que ceda el dolor, antes de reiniciar las actividades deportivas habituales en forma gradual. Es primordial, en todos los casos, respetar los tiempos biológicos hasta la recuperación total de estas fracturas y el retorno gradual para evitar recidivas.

Por otro lado, los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden aliviar el dolor aunque existen serias dudas sobre su uso para las fracturas por estrés, debido a su posible afectación adversa a la cicatrización de dicha fractura. Por lo tanto, el reposo es lo más importante cuando se presenta una fractura de este tipo. Esto incluye evitar la actividad que causó la fractura y otras actividades que causen dolor. El tiempo de reposo necesario se sitúa entre las seis y ocho semanas.

Prevención de una fractura por estrés

Debido al concepto óseo de esta lesión, no existe sistema alguno de prevención estandarizado.Un buen calentamiento antes de comenzar las rutinas físicas, una dieta rica en calcio y minerales, una ordenada adecuación a la carga de entrenamientos así como respetar los tiempos de descanso entre esfuerzos, pueden ser consejos útiles a la hora de prevenir este tipo de afectaciones.

Artículo de webconsultas.com

Latigazo cervical, esguince cervical o Whiplash.

¿Qué es la lesión de latigazo cervical?

La lesión de latigazo cervical es una lesión del cuello provocada por una fuerte flexión forzada del cuello, primero hacia delante y después hacia atrás o viceversa. Por lo general, la lesión afecta a los músculos, los discos, los nervios y los tendones del cuello.

latigazo cervical

¿Qué causa la lesión de latigazo cervical?

La mayoría de las lesiones de latigazo cervical son el resultado de un choque, con su consiguiente aceleración y desaceleración abruptas. Muchas lesiones de latigazo cervical se producen por fuertes impactos desde atrás en accidentes automovilísticos, o como resultado de una lesión deportiva, en especial en los deportes de contacto.

¿Cuáles son los síntomas de la lesión de latigazo cervical?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la lesión de latigazo cervical. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor en el cuello.
  • Rigidez del cuello.
  • Dolor en el hombro.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.
  • Mareos.latigazo
  • Dolor en el brazo, en la mano o ambos.
  • Adormecimiento del brazo, de la mano o ambos.
  • Zumbido en los oídos.
  • Visión borrosa.
  • Problemas de concentración o de memoria.
  • Irritabilidad.
  • Insomnio.
  • Cansancio.

Los síntomas de la lesión de latigazo cervical pueden parecerse a los de otras condiciones y problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la lesión de latigazo cervical?

Además del examen y la historia médica completa, los procedimientos para diagnosticar la lesión de latigazo cervical pueden incluir los siguientes (ya que muchas lesiones de latigazo cervical incluyen daños a los tejidos blandos que no pueden observarse en una placa de rayos X, en ella si se puede ver la rectificación de la lordosis cervical producto de la tracción de los músculos como mecanismo de defensa):

  • Tomografía computarizada (También llamada escáner CT o CAT.) – procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de rayos X y latigazoTACtecnología computarizada para obtener imágenes de cortes transversales (a menudo llamadas “rebanadas”) del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. La tomografía computarizada muestra más detalles que los rayos X regulares.
  • Imágenes por resonancia magnética (su sigla en inglés es MRI) – procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y estructuras dentro del cuerpo.

Tratamiento de la lesión de latigazo cervical

El tratamiento específico de la lesión de latigazo cervical será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la lesión.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la lesión.
  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Aplicación de bolsas de hielo durante las primeras 24 horas.
  • Uso de un collarín cervical.
  • Movimientos activos suaves después de las primeras 24 horas.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides.
  • Medicamentos para la relajación muscular.
  • Fisioterapia.

Artículo publicado en la web española del hospital presbyterian de nueva york

Hitos motores del recién nacido.

La evolución psicomotora normal en un ser humano pasa por diferentes etapas a lo largo de la vida, desde su engendración, el nacimiento y su desarrollo a lo largo de la vida. Desde el nacimiento pasa principalmente por trimestres o hitos claves en donde ocurren eventos primordiales en el desarrollo motor y neurológico como la adaptación a su entorno, estas fases generan independencia física y funcional.

El aumento de tamaño es primordialmente la manifestación más apreciable, ya que en poco tiempo pasa de ser material celular a una criatura de tamaño desarrollo motory peso considerable. De la misma manera el proceso de evolución neurológico acompaña al desarrollo motor, generando características elementales para la supervivencia, generando como resultado de la maduración los denominados reflejos; se presentan desde el nacimiento permitiendo una adecuada adaptación a las condiciones en donde se desempeña el niño. Estos reflejos después de cumplir su función (supervivencia), algunos desaparecen y otros se adaptan y evolucionan, dando paso consecutivamente a las reacciones, conductas aprendidas por el niño las cuales concluyen con la completa adaptación a su entorno, proporcionando seguridad y estabilidad en el desarrollo individual.

Con la maduración del SNC, la adaptación del desarrollo motor, la aparición de los reflejos y equilibrio, el niño estará en la capacidad de ejecutar movimientos acordes a su etapa de evolución, adoptando posturas erguidas que traen como consecuencia el normal descenso del centro de gravedad en el cuerpo, lo que permitirá en gran medida la ejecución de la bipedestación (estar de pie) y la marcha.

DESARROLLO MOTOR

Son procesos de cambio que mantienen una secuencia, relacionado con la edad del individuo en donde se van desarrollando estructuras y funciones de acuerdo a la influencias internas (carga genética y hereditaria) e influencias externas (estímulos percibidos del medio ambiente, antes y después del nacimiento) la adición de todos estos procesos generan independencia física al niño.

El desarrollo motor consta de varias características:

  • Continuo: Siempre hay funciones que cursan hacia una mayor complejidad.
  • Progresivo: Funciones de mayor complejidad, que permiten mayor adaptación.
  • Irreversible: Los avances no se pierden.
  • Secuencia Fija: Céfalo-Caudal y Próximo-distal.

DESARROLLO = MADURACIÓN + MEDIO
No puede haber desarrollo sin que ambos elementos funcionen de forma óptima y adecuada.

DESARROLLO MOTOR GRUESO Y DESARROLLO MOTOR FINO

RECIÉN NACIDO

Conducta motora:

  • Predominio de reacciones y reflejos.
  • Tono muscular flexor aumentado.
  • Los movimientos carecen de objetivo.
  • Control cefálico:

Supino (Tumbado boca arriba): cabeza pende a la tracción.
Prono (Tumbado boca abajo): permanece en flexión, libera fosas nasales.

PRIMER MES

Conducta Motora

  • Sigue en menor grado predominio de patrón flexor, reflejos y reacciones
  • En supino la cabeza pende a la tracción
  • En prono, primer plano de control cefálico, 45º
  • Alza alternadamente brazos y piernas

SEGUNDO MES

Conducta Motora

  • Disminuye patrón flexor, extendiendo con mas frecuencia las extremidades
  • Supino: al traccionar intenta flexionar la cabeza

Prono: inicia segundo plano de control cefálico 90º, por periodos cortos

TERCER MES

Conducta motora

  • Supino, cabeza en posición media y a la tracción acompaña al tronco.

Prono, inicia tercer plano, 180º. Apoyo sobre codos

  • Puede iniciarse en el rolado de prono a supino

Desarrollo motor fino

  • Agarra y suelta involuntariamente los objetos
  • Comienza a llevar manos a la línea media

CUARTO MES

Conducta Motora

  • A la tracción en supino, la cabeza antecede al tronco

En prono se apoya en antebrazos y levanta cintura escapular.

  • Comienza a rolar de supino a prono
  • Disminución de patrón flexor

Desarrollo motor fino

  • Coordinación mano-boca-mano
  • Empieza prensión voluntaria de manera incoordinada pero aun no suelta voluntariamente.
  • Prensión cubito-palmar
  • Juega con sus manos
  • Lleva manos y objetos a la boca.

QUINTO MES

Conducta motora

  • Rolado establecido (en bloque)
  • En prono se apoya unilateralmente en codos
  • Mayor desplazamiento del centro de gravedad hacia caudal (prono)

Desarrollo motor fino

  • Prensión palmar
  • Dedos generalmente extendidos y separados
  • Pasa objetos de una mano a otra

SEXTO MES

Conducta motora

  • Coordinación mano-pie-boca.
  • Comienza disociación pélvico escapular para rolado
  • En prono desciende centro de gravedad hasta abdomen y gira sobre si mismo en esta posición.
  • En prono descarga peso en un miembro superior para agarrar objetos con el otro.
  • Se mantiene en sedente con apoyo anterior de miembros, se cae fácilmente (hay que sentarlo).

Desarrollo motor fino

  • Prensión palmar radial
  • El pulgar se encuentra en cierta oposición
  • Cruza la línea media

SÉPTIMO MES

Conducta motora

  • Sedestación sin apoyo asistida
  • En prono desplazamiento del centro de gravedad hasta la pelvis
  • Se arrastra
  • Inicia posición de cuatro puntos por corto tiempo

Desarrollo Motor fino

  • Toma objetos grandes rodeándolos y los pequeños con pinza digital inferior o trípode.
  • Prensión más coordinada.

OCTAVO MES

Conducta Motora

  • Logra y mantiene cuatro puntos, realiza movimientos de balanceo hacia delante y atrás.
  • Comienza el sedente por sus propios medios primero desde prono y cuatro puntosdesarrollo_0_18
  • Buen control de tronco en sedente, puede girar sobre su propio eje; defensas anteriores y laterales.

Desarrollo motor fino

  • Pinza inferior.

NOVENO MES

Conducta Motora

  • Gateo con alternancia
  • Comienza a colocarse en posición baja de dos puntos (rodillas) con apoyo
  • Comienza a bipedestar con apoyo, no puede soltarse.

Desarrollo Motor Fino

  • Pinza digital superior, índice- pulgar.
  • Puede agarrar el tetero solo con ambas manos.

DÉCIMO MES

Conducta Motora

  • Logra la bipedestación con apoyo y se inicia en paso de caballero.
  • Comienza la marcha lateral.

Desarrollo Motor Fino

  • Pinza digital superior.

DÉCIMO PRIMER MES

Conducta Motora

  • Bipedestación con o sin ayuda utilizando paso de caballero.
  • Intenta dar pasos hacia delante con amplia base de sustentación.
  • Aun no posee buen equilibrio por lo cual debe agarrarse para caminar.

Desarrollo motor fino

  • Pinza digital superior.

DÉCIMO SEGUNDO MES

Conducta motora

  • Se levanta solo.
  • Puede pasar de un mueble a otro que este a poca distancia o bien desplazarse libremente.
  • Cuando camina pareciera estar corriendo y pierde el equilibrio al detenerse.
  • Camina solamente hacia delante.
  • Sube y baja escaleras en cuatro puntos.

Desarrollo motor fino

  • Saca y mete objetos de un recipiente o cajón.
  • Comienza a construir torres.

12-15 MESES

Conducta Motora

  • En bipedestación aun puede perder el equilibrio en desniveles y con pequeños tropiezos.
  • Al caminar pueden llevar objetos en las manos.
  • Pueden dar pequeños pasos hacia atrás.
  • Puede llegar a subir escaleras agarrándose, mas no bajarlas y sin alternar.

Desarrollo Motor fino

  • Hace garabatos con un lápiz.
  • Come solo, con torpeza.
  • Puede agarrar cosas muy pequeñas como migas o hilos.

15-18 MESES

Conducta motora

  • Mejor equilibrio en bipedestación.
  • Camina hacia atrás de manera más segura.
  • Puede lanzar pelotas.

Desarrollo motor fino

  • Se desviste solo mas aun no se viste.
  • Usa el dedo índice de manera aislada.
  • Ordena objetos.

18-24 MESES

Conducta Motora

  • En bipedestación da patadas a un balón.
  • Corre y puede saltar.
  • Baja escaleras de pie agarrándose sin alternar.
  • Comienza a comer solo.
  • Hace torre de 4 a 6 cubos.

hitosmotores2

INTEGRANTE:
ROY INFANTE CHANG

UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA
FACULTAD DE MEDICINA
ESCUELA DE SALUD PÚBLICA
FISIOTERAPIA
“HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS CARACAS-VENEZUELA”
REHABILITACIÓN PEDIÁTRICA

artículo de efisioterapia.net